Cómo saber cuándo es el momento de sacrificar a tu mascota (despedirse es algo difícil de hacer)

Photos.com/PhotoObjects.net/Getty Images

La eutanasia de una mascota amada que está vieja o con dolores puede ser una opción difícil y es individual. Puede sonar un poco raro, pero en realidad es posible preguntarle a tu mascota si llegó su momento de partir. Siéntate en silencio con tu compañero animal y deja que te guíe. Te sorprenderá lo que un poco de observación y tranquilidad pueden hacer para ayudarte a tomar la decisión.

Paso 1

Fíjate si hay una reducción en la actividad y en la actividad de cosas que previamente tu mascota amaba. Enlentecer es una parte normal del envejecimiento y a nuestras mascotas les sucede igual que a las personas. Cuando se rehúsan a hacer las cosas que tanto les gustaban, puede que se acerque el momento en que debas tomar esta decisión.

Paso 2

Observa si tu perro o tu gato presentan signos de dolor. Los perros, los gatos y otros animales intentan ocultarlo, pero los signos están allí si sabes dónde buscarlos. Algunas de las cosas en qué fijarte incluyen que jadeen cuando no hace calor, respiración pesada y renuencia a levantarse cuando lo llamas, espasmos musculares o temblores esenciales, quejidos y aullidos.

Paso 3

Toma nota de los analgésicos que ya no le hacen efecto. Si observas signos de dolor en tu mascota y descubres que cada vez le das más cantidad (bajo recomendación de tu veterinario), tal vez haya llegado el momento de poner fin al sufrimiento de tu mascota.

Paso 4

Observa si tu mascota parece tener dificultad en caminar por la casa o el jardín. Si ya no le agrada dejar su lugar, como su cucha para participar de las actividades familiares, puede que haya llegado el momento de sacrificarlo.

Paso 5

Fíjate en su marcha. Si renguea notoriamente, podría significar que el dolor está empeorando y que los analgésicos ya no lo están ayudando. Si ya no puedes aliviarlo incluso aumentando la medicación, puede que haya llegado el momento de la eutanasia.

Paso 6

Sé delicado con las mascotas adoloridas. Si tu mascota les gruñe a los miembros de la familia puede significar que está con gran dolor y no quiere que lo toquen. Este es un signo seguro de que hay que sacrificarlo porque no puede valerse por sí mismo pero no quiere actuar de este modo.

Paso 7

Haz una lista de las otras cosas que más le gustan a tu perro y úsala como una parte de tu guía para decidir cuándo ha llegado el momento de sacrificarlo. Siéntate a su lado y pregúntale cuáles son sus deseos. Hay una mirada en sus ojos que dice: no puedo más con esto. Es una mirada inequívoca, y recibirás el mensaje en forma sonora y clara.

Más reciente

×