6 arreglos que te convertirán en tu propio técnico casero

  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Reformas hogareñas por las que no necesitarás pagarle a nadie.

6 arreglos que te convertirán en tu propio técnico casero
(Jupiterimages/Photos.com/Getty Images)

¡Con un inodoro que no deja de correr, el error más común es pensar que necesitas llamar a un plomero!

— Lynda Lyday, autora del Manual para el propietario de viviendas.

Mantener una casa significa lidiar con el desgaste que inevitablemente sufre. Y en tiempos en los que la gente se siente muy ocupada (o, tal vez, intimidada) para ocuparse por sí misma de pequeños asuntos hogareños molestos, a menudo terminan arreglando el problema con dinero. En muchos casos, ese pequeño inconveniente es fácil de arreglar si sabes dónde comenzar y qué hacer. No todos los arreglos necesitan que le pagues a un técnico, así que aprende a hacerlo tú mismo.

Reemplazar losas

Hubo un tiempo en el que reemplazar los azulejos significaba mezclar el adhesivo, cubrir las encimeras, colocar los azulejos y esperar un día a que se asiente antes de enlechar. Pero gracias a los avances de la tecnología, ahora puedes simplemente usar un adhesivo en rollo para losas, lo que te evita la mayoría del trabajo pesado.

"El Bondera es un rollo de cinta adhesiva doble faz sensible a la presión", explica el contratista Paul F. Ryan, presentador de varios programas en la cadena DIY ("Do It Yourself" o "Hágalo Usted Mismo"). "Lo pones en la pared, colocas el azulejo y puedes enlechar enseguida. Es ideal para los trabajos pequeños, pero en un lugar grande, como alrededor de una ducha, en el que de todas maneras te llevaría un día entero colocar los azulejos, es probable que no te ahorre mucho tiempo. Pero si tienes una pequeña placa para salpicaduras en la cocina o un arreglo menor, es una opción que deberías considerar".

Estanterías

Cuando coloques una estantería, algo que deberías preguntarte es cómo se sostendrá. Necesitarás suficientes escuadras para el peso que intentas poner sobre la estantería. Además, revisa de qué material está hecha la pared, si es de paneles de madera, de mampostería, de losa, de yeso o de bloques de cemento.

"Si un perno termina en un lugar conveniente para poner una escuadra (los pernos están, por lo general, separados 6 pulgadas en el centro), entonces intenta siempre golpearlo. De otra manera, deberás comprar un soporte para pared adecuado", dice Lynda Lyday, autora de Manual para el propietario de viviendas y diseñadora de la Línea de Herramientas Lyday. "Para la mampostería, yo prefiero los tornillos acodados de plástico que vienen con las alas que debes comprimir al insertarlos en la pared. Las alas se abren una vez que están dentro de la pared y pueden soportar mucho peso".

"Haz siempre un agujero lo suficientemente grande como para que pueda entrar el tornillo".

No puede dejar de recalcarse la importancia de los soportes si quieres que tu trabajo dure. "Muchas personas no usan los soportes correctos en las paredes", agrega Lyday. "Los objetos como los portarollos, las abrazaderas o los toalleros se desprenderán fácilmente de la pared debido al desgaste".

Pintura

6 arreglos que te convertirán en tu propio técnico casero
(Gary Houlder/Lifesize/Getty Images)

¿Quieres cubrir tus paredes con una nueva capa de color? Hoy en día, no necesitas pasar todo el día sentado esperando a que se seque la pintura. Considerar una opción como el PaintStick te ahorrará mucho tiempo. La pintura que usarás está dentro del asa, evitando la necesidad de usar las sucias bandejas para pintura.

"El mango está conectado con una tapa especial para la pintura que tiene un tubo para el llenado. Cuando tiras de la palanca, el tubo se llena de pintura", explica Ryan. "Aplicas la pintura retorciendo el asa con pintura a medida que lo haces rodar por la pared. También actúa como una extensión para que puedas pintar desde el suelo hasta el techo sin usar una escalera".

Arreglar mampostería

Reparar mampostería es otra tarea que puede llevarse a cabo con un poco de investigación y planificación. Cuando ya sepas el grosor de la mampostería (en las áreas residenciales, por lo general, es de ½ pulgada, mientras que en algunas ciudades, puede ser de 5/8 de pulgada), trata de recortar gastos preguntando en la tienda de artículos para el hogar de tu barrio si tienen algún trozo que se haya roto. A veces, te los regalan si los pides.

"El error que comete la mayoría de la gente es cortar primero el agujero en la pared y luego tratar de hacer coincidir la nueva pieza para que encaje", dice Lyday. "En lugar de eso, corta la nueva pieza de mampostería del tamaño suficiente como para que quepa en la zona rota de la pared, y luego traza los contornos y córtala con una sierra para mampostería".

Lyday tiene un consejo extra que evita cualquier posible daño en los cables o tuberías interiores.

"Si tienes que hacer muchos arreglos, toma una caladora y colócale una cuchilla para cortar madera. Déjala que sobresalga todo lo posible y mide ½ pulgada desde la parte inferior de la placa, luego haz una marca en la cuchilla. Quita la cuchilla de la caladora, coloca en ambos lados pinzas de presión y dobla la cuchilla hasta que se parta a la altura de la marca. Vuelve a colocarla en la caladora y podrás cortar la mampostería con libertad y facilidad sin que la cuchilla vaya más allá del grosor".

Interruptores y tapas para enchufes

Arreglar interruptores y tapas para enchufes puede parecer un cambio sutil, pero es una parte importante de la renovación de una habitación. Y mientras que la tarea en sí misma no es muy difícil, muchas personas no saben que se están perdiendo la posibilidad de ahorrar mucho dinero si le dedican un poco más de tiempo.

"Cuando quites la tapa, coloca un aplique aislante detrás de la tapa nueva para detener las corrientes de aire", aconseja Ryan, y añade que estos apliques se venden en la mayoría de las tiendas de artículos para el hogar. "Los enchufes y las tapas de luz son la mayor fuente de filtraciones de aire en las casas, y aislarlas puede ahorrar mucha más energía y dinero de lo que crees".

Sin embargo, ten cuidado cuando vuelvas a colocar las tapas. Apretarlas demasiado puede romperlas.

Inodoros que no dejan de correr

Si tu inodoro no deja de correr, el problema está, en la mayoría de los casos, en la válvula (la pieza de goma chata adherida a la cadena). Una válvula nueva cuesta unos pocos dólares, y reemplazarla rápidamente te evitará una factura de agua posiblemente enorme por los galones que se pierden cada hora.

"En la mayoría de los casos, deberás hacer algunos cortes para quitar el círculo central y que los agujeros quepan en las hendiduras de cada lado", dice Lyday. "Regla práctica: procura que luzca igual al que acabas de quitar. Antes de reemplazarlo, corta el agua cerrando la válvula que está justo detrás del inodoro. ¡El error más común es pensar que necesitas llamar a un plomero!".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles