Cómo ayudar a los niños a leer

Escrito por dana tuffelmire | Traducido por noelia menéndez
Cómo ayudar a los niños a leer

Sé de ayuda para desarrollar sus habilidades de lectura escuchándolo leer en voz alta.

child reading image by Ryan Shapiro from Fotolia.com

Existen una cantidad de estrategias que se pueden usar para ayudar a los niños a mejorar sus habilidades de lectura. Leerles regularmente les permitirá escuchar cómo suena la lectura expresiva y fluida. En general, animar a los niños a leer en voz alta los ayudará a leer con fluidez. A pesar de que descifrar las palabras es una parte importante de aprender a leer, la comprensión es clave. Podemos enseñarles a los niños a transformarse en lectores activos con un propósito para leer dándoles las herramientas para cuando se encuentren con una palabra que no conocen o cuando el texto los confunda.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

    Estrategias Pre-lectura

  1. 1

    Fija un propósito para la lectura. Por ejemplo, el niño puede leer por placer, para descubrir qué le sucede a un personaje en particular o para conocer datos sobre un evento. Si el niño tiene un propósito claro, estará más atento a lo que lee.

  2. 2

    Predice lo que podría suceder en la historia o la información que puede incluirse. Revisa el libro antes de leer para hablar de los dibujos, las leyendas, los títulos de los capítulos o el índice y ayudar a crear las predicciones.

  3. 3

    Haz un repaso del vocabulario desconocido. Determina qué palabras le pueden resultar difíciles respecto al significado o la pronunciación. Escribe cada palabra en una tarjeta y habla sobre ella antes de leer para ayudarle a entender al niño.

  4. 4

    Habla sobre cualquier conexión personal o conocimiento de fondo que el niño ya tenga respecto al libro.

    Durante la lectura

  1. 1

    Detenlo para tratar preguntas o conexiones. Deja que el niño hable sobre lo que está leyendo. Los estudiantes jóvenes a veces tienen ganas de compartir historias parecidas a lo que están leyendo. Aunque no es bueno detenerlo muy seguido porque interrumpirás la fluidez del libro, está bien detenerlo después de algunas páginas para permitirle reflexionar sobre el texto.

  2. 2

    Pídele que resuma con sus propias palabras de qué se trataba el texto. Si es un cuento, hazlo al final del libro. Si es un libro más largo o un capítulo de un libro, detén al estudiante a mitad de camino o luego de que haya leído mucha información para controlar su comprensión. Si su comprensión es correcta, está bien volver y re-leerle para aclarar.

  3. 3

    Controla las predicciones. Pídele al niño que recuerde cuáles fueron sus predicciones y luego controla si eran correctas o incorrectas. Es importante que con los niños pequeños se reitere que una predicción es solo una "suposición" sobre que pasaría y que no hay una respuesta correcta o incorrecta.

  4. 4

    Ayúdale a descifrar las palabras según sea necesario. Está bien permitir que el niño haga una pausa de unos segundos en una palabra, pero luego es tiempo de intervenir con una estrategia. Dependiendo de la edad del niño, señala las letras de la palabra o separa en sílabas la palabra junto con él. Guíalo poco a poco para que descifre la palabra. Si no la descifra luego de un minuto o dos, simplemente dile la palabra y continúen para evitar perder la fluidez del texto.

    Luego de leer

  1. 1

    Pídele al niño que resuma la historia nuevamente con sus propias palabras. Si no sabe por donde empezar, dale pie haciéndole preguntas como: "¿Qué paso al principio? ¿En la mitad? ¿Al final? ¿Cuál fue el problema/la solución? ¿Quiénes eran los personajes?".

  2. 2

    Trata toda dificultad que el niño haya tenido a lo largo del texto. Si al niño le costó descifrar muchas palabras, puede ser útil escribirlas en tarjetas de cartulina para hacer un repaso luego. Si el problema fue la comprensión, analiza maneras de poder asegurarte que entiende lo que lee (como hacer resúmenes con sus propias palabras o hacerle preguntas para aclarar).

  3. 3

    Aclara y relee si es necesario. Si el resumen del niño no fue preciso, enséñale cómo volver y releer las partes del texto para aclarar cualquier tipo de confusión. Los niños deben aprender que esto es parte normal del proceso de lectura e incluso los adultos lo hacen.

  4. 4

    Permite que el niño evalúe el texto. ¿Le gustó la historia? ¿Aprendió algo? ¿Quiere leer más historias como esta? Dile al niño que está bien leer algo y no disfrutar o aprender algo en particular.

Consejos y advertencias

  • Si estás trabajando con un niño al que le cuesta mucho leer, anímalo. Felicítalo frecuentemente, reconoce sus fortalezas y ayúdalo a mejorar donde lo necesite.
  • No necesitas usar todas estas estrategias todo el tiempo. Elige algunas para usar antes, durante y luego de leer para evitar el aburrimiento y la frustración del niño.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media