Hogar

Comparar y contrastar fertilizante orgánico y fertilizante inorgánico

Escrito por debra durkee | Traducido por silvina ramos
Comparar y contrastar fertilizante orgánico y fertilizante inorgánico

Existen muchos tipos de fertilizantes en dos categorías básicas: orgánico e inorgánico.

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Todas las plantas necesitan algunos nutrientes básicos para prosperar. El nitrógeno, fósforo y potasio deben estar presentes en el suelo, junto con pequeñas cantidades de nutrientes como hierro y zinc. Una prueba de suelo puede indicar qué nutrientes faltan y elegir la opción correcta entre fertilizante orgánico e inorgánico puede ayudar a restaurar los nutrientes en el suelo.

Fuente

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Los fertilizantes orgánicos están constituidos por compuestos que se presentan naturalmente. El abono, cenizas de madera, compost, alga marina e incluso carne de pescado son comúnmente utilizados como fertilizantes orgánicos, en su totalidad o en parte. Los fertilizantes inorgánicos son aquellos creados por tiendas comerciales, las cuales usualmente combinan materiales naturales de cierta forma que se genera una reacción que da origen al producto final. Por ejemplo, los fertilizantes que poseen alto contenido de nitrógeno usualmente son el resultado de una combinación entre nitrato de amonio, urea y agua.

Contenido nutricional

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Muchos tipos de fertilizantes orgánicos poseen una alta concentración de un nutriente en particular, que puede ser utilizado si el suelo solo tiene deficiencia de un tipo de mineral. El gluten de maíz posee niveles extremadamente altos de nitrógeno, pero contiene poco potasio o fósforo, los otros nutrientes vitales para el crecimiento de las plantas. De manera similar, el hueso molido posee niveles extremadamente altos de fósforo, mientras que las algas marinas y alga parda usualmente se añaden a otro tipo de fertilizante orgánico para incrementar el contenido de otros nutrientes, como hierro, que son necesarios para las plantas en cantidades pequeñas. Los fertilizantes inorgánicos se fabrican para que contengan una cantidad específica de cada uno de los nutrientes más importantes. Cada fertilizante está etiquetado con un número NPK, que indica los porcentajes exactos de nitrógeno, fósforo y potasio en el compuesto. Los fertilizantes pueden tener muchas combinaciones, lo que les permite a los jardineros elegir uno que sea adecuado para su tipo de suelo.

Ventajas del fertilizante orgánico

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

En general, los fertilizantes orgánicos son mejores para el ambiente, no solo porque están hechos de materiales que se presentan naturalmente, sino porque la fabricación de éste genera menos contaminación. Estos tipos de fertilizantes pueden tener un efecto de larga duración en la calidad del suelo ya que generalmente actúan de manera gradual. Lo que no se utiliza de inmediato, en general permanece en el suelo para ser utilizado más adelante o incluso en la temporada siguiente. En contraste, si no se absorben en el suelo inmediatamente, muchos fertilizantes orgánicos pueden lavarse fácilmente a causa de la lluvia o agua.

Ventajas de los fertilizantes inorgánicos

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

La etiqueta de fertilizante inorgánico indica exactamente cuál es el contenido y la cantidad de cada nutriente en el paquete, lo que facilita la tarea de regular la cantidad que se coloca en el suelo. Los fertilizantes hechos a través de procesos químicos son generalmente más económicos que las contrapartes orgánicas debido a que se producen en cantidad, mientras que la producción de fertilizantes orgánicos dependen de procesos naturales. Los fertilizantes inorgánicos usualmente se empaquetan con diferentes formatos, lo que le provee a los jardineros una amplia variedad de formas para aplicar el fertilizante, como a través de un esparcidor, una solución soluble en agua o, en algunos casos, una cápsula de acción gradual.

Similitudes

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

La efectividad de ambos tipos de fertilizantes depende de su aplicación en el momento adecuado del año. Muchos fertilizantes deberían aplicarse durante los meses de otoño, en vez de aplicarse en primavera cuando las plantas jóvenes y las semillas pueden quemarse por el gran contenido de nutrientes. Si las lluvias o condiciones climáticas son severas después de la aplicación, ambos pueden desaparecer del suelo antes de que se disuelvan por completo. Una prueba de suelo puede indicar los nutrientes que faltan y, una vez conocido este dato, la búsqueda de un fertilizante que provea esos nutrientes puede ser más específica.

Más galerías de fotos

comentarios

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2014 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media