Guía para comprar sofás reclinables

Escrito por amanda bell | Traducido por natalia navarro
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Guía para comprar sofás reclinables
Una vez que has decidido conseguir un sofá reclinable, sigue habiendo un número de características a considerar. (sofa image by Ewe Degiampietro from Fotolia.com)

Comprar muebles puede ser una experiencia abrumadora, con tantos tipos de sillones y de sillas disponibles. Una vez que has decidido conseguir un sofá reclinable, sigue habiendo un número de características a considerar. Estas incluyen el tamaño, si es eléctrico o manual y la construcción. Comprender estas opciones te ayudará a elegir el sofá reclinable adecuado.

Otras personas están leyendo

Tamaño

No importa lo elaborado que sea un sofá reclinable, si no encaja en la zona reservada para él, no es la mejor opción. Para los sofás reclinables, el espacio es incluso más importante. Si no hay suficiente espacio libre entre el sofá y las paredes u otros muebles, no podrás sacar provecho de la habilidad de reclinarse del sofá. Asegúrate también de que podrás pasarlo por la puerta antes de comprarlo. Una vez que sepas cómo de grande puede ser un sofá que encaje, determina cuánta gente lo usará. Si sólo son tú y otra persona, considera un asiento amoroso, que suele ser de entre 5 y 6 pies (1,5-1,8 m) de longitud. Si se va a apelotonar un número de personas en él para ver juntos la televisión, considera un sofá seccional. Estos van de 9 a 14 pies (2,7-4,2 m) y ofrecen la flexibilidad de desmontarse en piezas más pequeñas para volver a disponerlas.

Eléctrico o manual

Los sofás reclinables manuales requieren que el ángulo del sofá se establezca a mano. Los eléctricos pueden cambiar las posiciones tocando un botón. Una vez que encuentres la posición de reclinación más cómoda para ti, puedes guardar el ajuste para conseguir cada vez el ángulo perfecto. Los sofás reclinables eléctricos también pueden tener características adicionales, como almohadillas calefactoras o masajeadores integrados. Los contras de los reclinadores eléctricos son que si no hay electricidad disponible o el mecanismo se rompe, el reclinador se bloqueará en cualquier posición en la que esté, y los sofás eléctricos pueden añadir unos 100 dólares al precio. Aparte de la habilidad de reclinarse, la durabilidad de un sofá depende en su mayor parte de los materiales usados para hacerlo.

Construcción

La calidad de la construcción de un sofá reclinable es importante. Busca uno construido de madera noble como arce o roble, mejor que una madera más suave como el pino. Para las cubiertas, las telas tupidas, como la microfibra, durarán más. Estas telas también tienen huecos más pequeños entre las puntadas, lo que las hace menos propensas a engancharse en cinturones, botones o joyas. El cuero suele ser lo más duradero, pero la microfibra también es un material fuerte. La microfibra y el cuero también son fáciles de limpiar, aunque el cuero puede mancharse con la humedad. El terciopelo quizás tenga buen aspecto, pero se puede desgastar con el uso y es más difícil de limpiar. Si el sofá es más para apariencia que para uso, el terciopelo puede servir. Cualquiera que sea el material que elijas, asegúrate de escoger un color para el sofá que encaje con la habitación en la que será colocado.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles