Cómo limpiar y tratar lesiones menores en los felinos

Escrito por ashley brooks | Traducido por katherine bastidas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo limpiar y tratar lesiones menores en los felinos

Las lesiones menores de felinos generalmente se pueden tratar en casa. Estas incluyen cortes superficiales, rasguños y abrasiones menores. Cualquier otra cosa, como laceraciones profundas, erupciones cutáneas, esguinces, fracturas, huesos rotos, lesiones dentales o cualquier daño en la cara, deben ser tratadas por un veterinario. Además, si una lesión menor ha sido tratada, pero muestra signos de infección o cicatrización lenta, lleva a tu gato al veterinario inmediatamente.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Deja que el gato se quede en su lugar "seguro", si es posible, mientras tratas su herida. Después de recibir una lesión, los gatos suelen retirarse a un espacio seguro que les ofrezca protección, como una estantería parcialmente oculta, la bañera o debajo de una mesa. Si no puedes alcanzar la herida, envuelve suavemente al gato en una toalla y colócalo en un área donde puedas llegar fácilmente a su lesión, pero aún así mantén su relativa comodidad. Cálmalo acariciándolo en un lugar que le guste (rascarlo debajo de la barbilla puede ser particularmente efectivo) y háblale de una manera relajante.

  2. 2

    Lávate las manos completamente con agua tibia y jabón. Lávalas, enjuágalas y repite el proceso por lo menos durante 1 minuto para asegurar que tus manos estén libres de bacterias y gérmenes que causen infecciones. Usa una toalla de papel o una toalla recién lavada y secada para secarte las manos. A menudo, las toallas de la cocina o del baño pueden estar secas, pero contienen los gérmenes de los usos anteriores.

  3. 3

    Limpia alrededor de la herida del gato con agua tibia y jabón. Usa un pedazo de gasa estéril para limpiar suavemente alrededor de la herida. No limpies la herida directamente, ya que se retardará la coagulación y se producirá más sangrado. Una vez que el área alrededor de la herida esté limpia, frota suavemente la herida con un poco de gasa seca. Si la herida en sí misma tiene restos en su interior, límpiala suavemente con un paño facial hasta que los retires. No presiones los restos directamente, ya que los empujarás más profundamente dentro de la herida.

  4. 4

    Aplica crema o gel antibacteriano alrededor de la herida. El objetivo de tratar una lesión menor en un felino es prevenir la infección. La herida se curará por sí sola, dentro de un tiempo y cuando se tiene un sistema inmunológico saludable. El peróxido de hidrógeno puede ser utilizado para "limpiar" una herida así, pero esto le causará más dolor al animal, ya que le picará mientras lo están limpiando.

  5. 5

    Continúa agregando ungüento antibacteriano dos veces al día y no dejes que tu gato salga a la calle o se exponga a otros gatos si es posible. Agrega la crema antibacteriana alrededor de la herida solo hasta que se forme una costra. Aplicar demasiada crema puede dificultar el proceso de curación.

  6. 6

    Observa a tu gato. Si notas que tu gato se comporta con lentitud o presenta hinchazón, enrojecimiento u otra irritación cerca de la lesión, llama a tu veterinario y haz una cita, porque estos pueden ser signos de infección. Cuando se tratan rápidamente con antibióticos, las infecciones pueden curarse rápidamente sin dañar a tu gato. La infección persistente puede dar lugar a lesiones más graves.

Consejos y advertencias

  • Este artículo es solo para fines informativos. Por favor, consulta a tu veterinario si no estás seguro si la lesión de tu gato es mayor o menor.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles