De solicitudes de empleo al primer trabajo: enseñando a los niños su responsabilidad

Escrito por julie christensen | Traducido por xochitl gutierrez cervantes
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail

Preparando a los hijos para la vida

De solicitudes de empleo al primer trabajo: enseñando a los niños su responsabilidad
(Jupiterimages/Pixland/Getty Images)

Una de nuestras tareas más importantes como padres es enseñar a nuestros hijos cómo cuidarse a sí mismos. Sin embargo ¿Cómo se puede hacer eso su ni siquiera saben recoger sus calcetines?

Ashley miró con recelo el panel de control de la lavadora. Ella sospechaba que un movimiento en falso podía descomponer la máquina que le causarán lesiones corporales o, peor aún, que arruinara su suéter favorito. Ashley, una estudiante en su primer año universitario nunca había lavado su propia ropa. Ashley es un personaje de ficción, pero esta situación y otras que cada otoño se llevan presencian en los dormitorios de las universidades de los Estados Unidos. Una de nuestras las tareas más importantes es enseñar a nuestros hijos cómo cuidarse a sí mismos. Sin embargo, ¿cómo se puede hacer eso si ni siquiera aprenden a recoger sus calcetines?

Hogar dulce hogar

De solicitudes de empleo al primer trabajo: enseñando a los niños su responsabilidad
(Goodshoot/Goodshoot/Getty Images)

"Cuando mis hijos eran pequeños, no siempre ayudaban a limpiar y nunca utilice un horario de trabajo", dijo Stacey Nymeyer, madre de tres hijos. "Sin embargo, mantener la casa limpia es importante para mí y se convirtió en importante para los niños. Cuando nuestra casa está limpia, somos felices. Podemos encontrar lo que necesitamos, podemos invitar a los amigos sin sentir vergüenza y simplemente nos sentimos mejor.

"Siempre he subrayado las razones para mantener la casa limpia en vez de complicados horarios de trabajo. Cualquier persona puede encontrar la manera de limpiar una habitación una vez que se ha motivado a hacerlo".

Así pues, si una casa limpia es una casa feliz ¿por dónde se debe empezar? ¿Y cómo se puede convertir en una lección de vida? Algunos lo hacen organizando la casa para que todo tenga un lugar adecuado e insistiendo en que todos los miembros de la familia guarden las cosas. La adopción de este enfoque mantendrá tu casa más limpia y enseñará a tus hijos a apreciar el orden.

Los niños se sienten fácilmente abrumados por tareas enormes. Cuando son jóvenes, trabaja con ellos para que realicen sus tareas y divide los trabajos en pasos accesibles para su edad, informa Marie-Nathalie Beaudoin, Ph.D., autora de "La habilidad millonaria en todos los niños: reforzar en los niños las competencias socio-emocionales usando lo último en la investigación sobre el cerebro".

Los niños están más dispuestos a ayudar si se les dan instrucciones simples como "pon todos los juguetes de dinosaurios en esta caja y yo pondré los lápices de colores en la canasta".

A medida que los niños crecen, ofréceles una selección de tareas y avísales con anticipación. No uses ninguna tarea a manera de castigo o de recompensa, sino como una oportunidad de contribuir a la vida familiar. Si el horario de trabajo y las listas de tareas funcionan bien con tus hijos, utilízalas, siempre y cuando su enfoque sea positivo.

Las reglas en las relaciones humanas

De solicitudes de empleo al primer trabajo: enseñando a los niños su responsabilidad
(Jupiterimages/BananaStock/Getty Images)

La orden semanal "¡Limpia tu habitación!", a menudo resulta en puertas cerradas de golpe y sentimientos heridos. Pregúntate qué es lo que tus hijos están realmente aprendiendo en estas condiciones.

El punto más importante que se debe recordar, señala el Dr. José Shrand, profesor de psiquiatría en la Escuela Médica de Harvard, es que los niños aprenden mejor a través de ejemplos positivos que les inviten a imitarlos y les dén aliento. "Cuando alguien nos degrada, la esquivamos y, de esta manera, actuarán también nuestros hijos", afirma Shrand.

Muchas familias tienen una fecha de trabajo con la familia: los sábados por la mañana. A la que sigue una actividad divertida. Planifica tu horario para cumplir con las tareas regularmente y en conjunto. Tal vez doblen juntos la ropa mientras ven televisión una tarde cada semana o pasen 15 minutos recogiendo el desorden antes de ir a la cama.

Comienza a hacer estos rituales cuando los niños son pequeños y siempre obsérvalos. A veces, los niños pueden negarse y, probablemente, no siempre realizarán su trabajo a la perfección, pero a medida que crezcan se darán cuenta del valor que tiene la contribución.

Expresa tu aprecio a los esfuerzos de tus hijos, dice Beaudoin, y retroalimenta sus acciones de manera específica y positiva. Por ejemplo, "me di cuenta de lo difícil que fue quitar el polvo de la mesa. Seguiste adelante a pesar de que querías salir a jugar afuera. Mira qué brillante y bonito que se ve ahora". Habla de los valores que estás tratando de enseñarles como el significado que tiene trabajar arduamente, con determinación y persistencia.

El cuadro general

De solicitudes de empleo al primer trabajo: enseñando a los niños su responsabilidad
(PhotoObjects.net/PhotoObjects.net/Getty Images)

Enseñar a tus hijos su responsabilidad puede parecer una batalla cuesta arriba, pero ellos están asimilando más de lo que crees. Nymeyer recuerda una llamada telefónica que recibió de su hija universitaria. "Mamá, me fui a la tienda y compré todo lo que compras", dijo su hija. Pero "¿y ahora qué hago con eso?".

La hija de Nymeyer nunca había mostrado interés por cocinar en casa, pero cuando se enfrentó al aprendizaje culinario o a subsistir a base de fideos y carne seca, dominó algunas habilidades rápidamente. Hoy en día, Nymeyer comenta que su hija es la reina de la comida frita.

Cuando tus hijos van a la universidad o a cualquier otra empresa, cocinar, lavar y las habilidades básicas de limpieza aumentan su valor repentinamente. El niño que nunca recogió su ropa de pronto se convierte en un maniático del orden en su propio apartamento. El niño que en casa nunca escuchaba instrucciones, te llama con frecuencia para pedirte algún consejo. Por ejemplo, qué tipo de detergente debe comprar para la ropa o cómo se descongela el pollo.

Criar a los hijos no termina cuando salen de tu casa, todavía tienes muchas oportunidades de enseñar. Cuando recientemente le pregunté a mi hija si estaba comiendo suficientes frutas y verduras en los comedores de la universidad, ella se quejó de que los grandes racimos de plátanos que compra en la tienda se tornan marrón antes de que pueda comerlos. Le sugerí que desprenda dos o tres plátanos y sólo compre esos.

Ella respondió con las palabras que todo padre espera escuchar: "Oh, mamá, eres genial. ¿Qué haría yo sin ti?".

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles