Cómo utilizar una estufa a leña para calentar agua para los radiadores

Escrito por natasha parks | Traducido por stefanía saravia
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo utilizar una estufa a leña para calentar agua para los radiadores
Los quemadores de madera son muchos más baratos de utilizar que la mayoría de los dispositivos de calefacción. (Old Stove and Antique Chair image by bawinner from Fotolia.com)

Integra una estufa a leña dentro del sistema de radiadores de agua caliente de tu casa para crear un sistema de calefacción más barato y alternativo. Considera el tipo de sistema que quieres lograr antes de gastar dinero en los componentes iniciales, debido a que es más difícil alterar tus elecciones una vez que esté todo instalado. Si optas por uno que caliente tanto tu tanque de agua caliente y tus radiadores, deberías aumentar tu eficiencia energética drásticamente. Por ejemplo, una estufa de madera con un hervidor que se enganche por atrás puede alcanzar eficiencias de hasta un 82%, según Stoves Online.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Necesitarás

  • Recipiente lavable
  • Llave para radiadores
  • Caldera de acero inoxidable
  • Escudo de acero inoxidable de calibre 28
  • Tubería de retorno de 28 mm
  • Cilindro de agua caliente de bobina triple
  • Neutralizador
  • Bridas de 28 mm
  • Disipador de calor
  • Acumulador de calor

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Apaga el sistema de calefacción central antes de comenzar a trabajar con él y permite que se enfríe si estuviera caliente. Inhabilita cualquier temporizador automático que podría llegar a encender el sistema nuevamente.

  2. 2

    Coloca un recipiente, puede ser un recipiente lavable, debajo de la válvula (también denominada válvula de descarga) en el radiador más bajo de tu sistema. Abre la válvula utilizando la llave del radiador que viene con los radiadores. Drena el sistema de calefacción central permitiendo que todo el agua que esté dentro de los radiadores salga hacia el recipiente.

  3. 3

    Instala un quemador de acero inoxidable detrás de la estufa. Asegúrate de que el quemador elegido haya sido diseñado para caber en la estufa y que quepa de manera cómoda. Sigue las reglamentaciones de construcción, que especifican las distancias mínimas requeridas entre la estufa, el quemador y la zona que la rodea que puede ser de piedra o de mármol. Según Kulekat, un escudo grueso de acero con un calibre 28 reduce la distancia requerida entre la estufa y la pared más cercana de unas 48 pulgadas a unas 28 (122 a 71 cm).

  4. 4

    Instala una tubería de retorno de 28 mm entre el quemador y la parte inferior del radiador. Asimismo, instala un cilindro de agua caliente de tres bobinas o bien considera un neutralizador para vincular el nuevo quemador con el resto del sistema de calefacción. Utiliza unas bridas de 28 mm para asegurar cada conexión.

  5. 5

    Crea dos circuitos que aseguren que, incluso si la bomba falla, el calor proveniente del quemador en la parte de atrás aún puede disiparse en el tanque de agua caliente. Necesitas hacer un circuito bombeado para los radiadores y un circuito alimentado por la gravedad para el tanque de agua caliente. Coloca un disipador de calor, que puede estar tanto en el radiador como en el tanque de agua caliente, alineado con la estufa de madera y encima de ella en el sistema.

  6. 6

    Trata de proporcionarle a cada radiador un hogar de tamaño promedio con 5.000 BTU (unidades térmicas británicas, según sus siglas en inglés). Para hogares más pequeños, con menos radiadores y habitaciones, opta por una salida inferior, y para hogares más grandes con más o con habitaciones más grandes, opta por una salida de calor aún mayor. Según Boiler Stoves, algunos sistemas pueden alcanzar clasificaciones de hasta 90.000 BTU.

  7. 7

    Crea un almacenamiento de calor más efectivo y eficiente añadiendo un acumulador de calor al sistema, lo cual es como un tanque de agua caliente pero que retiene el calor durante varios días y lo transporta lentamente a los espacios de tu hogar.

Consejos y advertencias

  • Los sistemas de presión cerrados, como aquellos encontrados en los típicos quemadores a gas, no son compatibles inmediatamente con los sistemas alimentados por la fuerza de gravedad, tales como los quemadores para la parte de atrás de las estufas de madera. Integrar uno con el sistema viejo puede provocar una explosión, pero es evitable si la instalación se carga correctamente y se añade un almacenamiento de calor (acumulador de calor). Consulta siempre con un profesional si es que tienes alguna duda.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles