Cómo beber cognac adecuadamente

El cognac es un tipo de brandy que se disfruta alrededor de todo el mundo debido a su rica textura y sabor. Si bien su sabor es muy distintivo, el cognac puede ser consumido de formas diversas. Puedes mezclarlo con agua tónica y hielo, combinarlo con jugo de naranja o añadirle una gota de jarabe. Pero en todos los casos, debes beberlo apropiadamente y con gran apreciación.

Selecciona tu copa. La ideal es la de forma de tulipán, pero una copa esférica será suficiente.

Sirve una pequeña cantidad de cognac (entre 20 y 25 ml aproximadamente) en la copa.

Sostén el cuerpo de la copa en tu palma por unos 10 minutos. Esto calienta el cognac lenta y naturalmente, mientras que otros métodos hacen que se pierda el aroma.

Mira la superficie de tu cognac dentro de la copa, prestando especial atención a su color. El color del cognac puede mostrar su edad, siendo los más jóvenes de colores claros y los más viejos de colores dorados o incluso rojos.

Haz tu primer olfateo. Posiciona tu nariz al borde de la copa e inhala gentilmente. Ese aroma es conocido como "olor montant". El olor del cognac es por lo general floral o frutal, pero puede variar desde una violeta a un damasco o una nuez, o incluso membrillo.

Retira tu nariz y gentilmente gira la copa en tu mano. Olfatea de nuevo.

Finalmente, lleva la copa a tus labios y toma un pequeño sorbo. Deja que el cognac pase por tu paladar y disfruta la compleja textura de tu bebida. Los cognacs más jóvenes son más secos, casi impulsivos, pero las variedades más viejas son más suaves. Bebe despacio para apreciarlo.

Más reciente

×