Cómo usar una cafetera Keurig de una sola taza

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Las cafeteras Keurig para una taza son comunes entre los dueños de casa y los lugares de trabajo y empresas que desean dar a sus empleados o clientes una taza de café rápida. Si bien son fáciles de usar, al principio son un poco confusas.

Café al instante

Paso 1

Enchufa la máquina. Keurig es veloz pero requiere un momento para calentar el agua.

Paso 2

Llena la reserva. Las máquinas Keurig almacenan agua suficiente para varias tazas de café. La tapa de reserva está en el lado superior izquierdo. Levántala y llénala con agua. Puedes oir un zumbido; es la máquina tomando el agua para calentar.

Paso 3

Elige tu café. Muchas máquinas vienen con una selección de tazas K, las cuales son de plástico con café y un filtro. Elige una, pero no saques la tapa de aluminio.

Paso 4

Inserta la taza K. Justo arriba del logo Keurig en el centro de la máquina hay una manija. Levántala suavemente para abrir la cámara de café y ubica el agujero circular. Coloca la taza en el orificio y usa la manija para cerrar la tapa. Luego mira al lado derecho de la máquina en el visualizador. Espera a que diga "Ready to brew".

Paso 5

Tu taza está lista. Coloca la taza en la bandeja de la base y centro de la máquina.

Paso 6

Elige tu tamaño y presiona el botón de preparación. Muchas Keurigs están programadas para llenar tazas de varios tamaños. Debajo de la pantalla hay varios botones marcados con un dibujo de una taza de café. Si nunca has usado esta máquina es mejor seleccionar la más pequeña, por ende la taza no se rebalsará.

Más reciente

×