Cómo enseñar a bailar a los niños pequeños

Dar clases de danza a los niños es muy diferente a hacerlo con adultos. Algunos niños pueden ser tímidos, algunos más tal vez no quieran estar ahí en lo absoluto y otros querrán corretear todo el tiempo. Para conservar la atención e interés de tus estudiantes de danza, debes hacerlo con ideas creativas y divertidas.

Elige la música adecuada para el grupo de niños al que le estés enseñando. Las canciones infantiles son fantásticas para un grupo de niños pequeños; mientras que la música popular funciona bien para los más grandes. Selecciona una variedad de canciones con direfentes ritmos y emociones para las distintas partes de la clase.

Siempre empieza con ejercicios de calentamiento, como posiciones de yoga. También puedes indicarle a los alumnos que muevan el cuerpo imitando diferentes objetos de la naturaleza, por ejemplo: el movimiento de los árboles con el viento.

En cuanto los alumnos hayan calentado, empieza con una actividad que los anime a desplazarse. Correr y brincar acelerarán los corazones de tus estudiantes. También, como otro ejercicio de calentamiento, podrías poner a tus alumnos a "galopar como un caballo" o a "brincar como un conejo".

Pon una pieza musical con un sonido rítmico. Estimula a los estudiantes para que se muevan con el ritmo de la música; esto es algo básico en la danza y los estudiantes tienen que desarrollar esta habilidad antes de que puedan bailar a un nivel más alto.

Reta a los estudiantes a que sigan una secuencia de movimientos. Por ejemplo, podrías decirles que traten de alcanzar el cielo, que muevan la cintura, que den dos pasos a la derecha y después den una vuelta. Tal vez tengan dificultades con este tipo de tareas; por lo tanto, dales las instrucciones de forma gradual.

Ayuda a los estudiantes a enfriarse al final de la clase con una pieza musical que sea cada vez más lenta. Exhórtalos a que al principio de la canción bailen rápidamente y después disminuyan la velocidad conforme al ritmo de la música.

×