Cómo decolorar el cabello negro para que sea rubio

Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

El cabello de color negro como plumaje de cuervo puede darte un aire de oscuridad y misterio, pero si estás lista para un cambio, no temas: puedes dejar esa apariencia monótona y transformarte en una sensación rubia. El cabello negro tiene la más alta concentración de melanina y es el más difícil de aclarar, pero volverte rubia no es imposible. Ponte un par de guantes, consigue una caja de decolorante y a trabajar.

Paso 1

Limpia tu cabello antes de decolorarlo. Lávalo con un champú aclarante para remover el exceso de suciedad, y luego sécalo para retirar el exceso de humedad. El agua diluye la solución decolorante, así que deja que tu cabello seque al aire antes de continuar.

Paso 2

Cepilla tu cabello para desenredarlo y pártelo por la mitad. Si separas tu cabello en mechones te resultará más fácil decolorarlo y evitará que dejes cabellos negros olvidados que te dejarán una apariencia de mofeta.

Paso 3

Mezcla el agente decolorante de tu kit casero dentro de la botella incluida, después cubre la parte izquierda de tu cabeza. Trabaja desde la coronilla y hacia abajo, frotando el cabello entre tus manos. Muévete al lado derecho de tu cabeza y cubre el cabello restante con la solución.

Paso 4

Cubre tu cabello con el gorro de baño para evitar derrames y deja la solución decolorante en tu cabello conforme lo indiquen las instrucciones. Este proceso lleva tiempo, pero no desesperes, puedes usarlo para relajarte y leer los chismes sobre las celebridades de Hollywood... o publicar acerca de tu inminente nueva apariencia.

Paso 5

Enjuaga el cabello con agua limpia y luego aplica el tinte. El objetivo es remover tonos metálicos o anaranjados del cabello, haciendo que tu estilo rubio sea platinado y brillante. Deja que el tinte trabaje durante 20 minutos y después enjuaga.

Paso 6

Dale volumen a tu cabello con un acondicionador humectante. El decolorante es muy fuerte y elimina la humedad natural del cabello dejándolo frágil y quebradizo. Puede que tu nuevo estilo tenga el mismo color que la paja, pero no querrás esa sensación de sequedad y fragilidad.

Más reciente

×