Cómo ser esposa de un marino

••• Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

Como esposa de un marino, debes enfrentar algunos desafíos y estrés inusual. Sola durante largos períodos de tiempo, debes aprender a ser independiente y manejar tu vida por tu cuenta. Sigue estos pasos para saber manejarte como esposa de un marino.

Passo 1

Estáte preparada para mudarte. Las familias de los marinos usualmente se mudan cada un par de años y el cambio constante puede pasar factura. Tal vez debas mudarte al extranjero y lidiar con un país y una cultura completamente diferente. Mientras más preparada estés para estos cambios, mejor podrás lidiar con ellos.

Passo 2

Busca fuentes de apoyo además de tu esposo. Existen muchos grupos de apoyo específicos para esposas de militares. Hablar con mujeres que estén experimentando las mismas situaciones y estrés puede ayudar.

Passo 3

Vive tu vida, incluso cuando tu esposo haya ingresado al servicio. La reincorporación puede ser un período solitario y depresivo para las esposas de militares. También puede resultar agobiante ya que eres la única a cargo de todas las responsabilidades de la familia. Cuídate. Ejercita regularmente. Combate el estrés con yoga, meditación, la escritura de un diario o cualquier método que funcione mejor para ti. Busca un empleo, toma clases o adopta un nuevo pasatiempos.

Passo 4

Manténte conectada con tu esposo cuando esté en el mar. Escríbele cartas y correos electrónicos, envíale pequeños regalos y arma cajas de comida. Comparte los detalles de la vida diaria con tu esposo para ayudarlo a mantenerlo más conectado contigo y con la familia. Dile a tu esposo cuánto lo amas y lo extrañas.

Passo 5

Estáte lista para cambiar la rutina cuando vuelva tu esposo. Después de pasar meses tomando todas las decisiones tú misma, tienes que nuevamente ser parte de un equipo. Hazlo lentamente y los dos se ajustarán.

Más reciente

×