¡Para siempre! Maneras de sellar el amor con tu pareja

Getty Images

El amor es uno de los sentimientos que acarrea las emociones más bellas, dentro de todas sus complicaciones. A lo largo de la vida puedes conocer a muchas personas y experimentar varias relaciones, pero llegado el momento en que encuentras a tu "media naranja" y ella te encuentra a ti, el deseo mutuo es unirse sin límites de tiempo, distancia o problemas.

Overview

El amor es uno de los sentimientos que acarrea las emociones más bellas, dentro de todas sus complicaciones. A lo largo de la vida puedes conocer a muchas personas y experimentar varias relaciones, pero llegado el momento en que encuentras a tu "media naranja" y ella te encuentra a ti, el deseo mutuo es unirse sin límites de tiempo, distancia o problemas.

La evolución de la relación

Ablestock.com/AbleStock.com/Getty Images

La relación pasa por varias etapas: desde el deslumbramiento inicial, las primeras salidas, la experimentación, la etapa romántica, la etapa de los problemas y luego el momento en que, después de haber superado las diferencias, llega la estabilidad. Es en ese momento en el que cada uno se empieza a plantear mentalmente cómo sería si la otra persona fuese su compañero de toda la vida.

La declaración

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Una relación empieza con la declaración del enamoramiento y se perpetúa con la declaración del amor. Cuando dos personas se dan cuenta de que son tal para cual, la relación toma un giro que ya no apunta a la contemplación del uno al otro, sino a la contemplación de ambos hacia la vida, juntos como una pareja. Es en este momento en el que se habla de matrimonio y un compromiso de vida.

El compañerismo en la relación

Jupiterimages/Goodshoot/Getty Images

Cuando una relación ya ha madurado la vida se ve "de a dos", dejando ya aquella etapa de la contemplación mutua. En ese sentido, la pareja continuará conociéndose, pero ya no enfocándose sólo en eso, sino más bien en hacer planes juntos, tomando en cuenta al otro en su mirada al futuro y en su día a día. Es el momento en que el uno ya forma parte del otro.

El compromiso

Creatas Images/Creatas/Getty Images

El momento del compromiso es uno de los más importantes en la relación. Es aquel momento en que, por mutuo acuerdo (que generalmente empieza por la proposición de uno de los dos), los dos deciden que están preparados para dar un paso más en la relación. Ambos asumen vivir una vida de pareja, ya sea con el matrimonio o la convivencia. Hay curiosas y divertidas maneras de proponer esto, que van desde las más originales hasta las más románticas.

Los detalles: el anillo de compromiso y otros

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

Es tradición que ambos lleven un símbolo de "estar comprometidos", y es generalmente el anillo de compromiso el que está presente. Sin embargo, también hay otros accesorios, como la esclava, que simboliza la entrega de la propia persona hacia el otro (a diferencia del collar, que simboliza sometimiento por ser una cadena). De una u otra manera, es un elemento material que representa el amor que uno tiene para ofrecer a la otra persona.

El matrimonio

Thinkstock Images/Comstock/Getty Images

El matrimonio es el inicio de lo que en adelante será la vida de casados y la perpetuación del amor. Es el momento en que, luego de decidir compartir el resto de su vida, la pareja se une en un acto tradicional en el cual ambos se juran y sellan el compromiso. Puede ser tanto civil como religioso, dependiendo de las creencias y la cultura de ambos, existiendo asimismo una gran variedad de formas de llevarse a cabo (familiar, privado, masivo, público).

La convivencia

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Si la pareja no desea casarse (por no considerarlo necesario o por motivos ideológicos), pueden convivir. Si bien el estatus legal o social no es el mismo, esto queda de lado cuando el amor fluye entre los dos y deciden compartir sus vidas sin necesidad de una ceremonia específica. Además, algunos pueden considerar el matrimonio como "demasiado tradicionalista" y pueden preferir mantener la emoción y la aventura viviendo juntos y sin casarse.

La vida cotidiana

Jupiterimages/Pixland/Getty Images

La vida juntos es distinta al noviazgo. Ahora ambos compartirán situaciones de la cotidianidad, la rutina del día y las costumbres de cada uno. Debes ser tolerante con la otra persona, pues no todo lo que él o ella haga debe agradarte o satisfacerte, sino que debes aprender a vivir en pareja y organizar un estilo de vida en donde cada uno se sienta cómodo.

Mantener vivo el romance

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images

Está bien adecuarse a ciertas costumbres y rutinas, pero no debes descuidar en ningún momento la pasión o el romance. Los detalles como una cena romántica, palabras cariñosas o las flores, por ejemplo, mantienen viva la llama del amor. Debes hacer que la otra persona sienta que estás y estarás enamorado de ella, y que te hace feliz estar a su lado.

Las dificultades

Jupiterimages/Creatas/Getty Images

Existen también muchas dificultades a la hora de asumir un compromiso, tanto antes como durante el mismo. A veces algunos prejuicios o temores por parte de uno pueden hacer que no desee comprometerse. Suele pasar también que uno de los dos está listo y el otro aún no desea abandonar la fase del enamoramiento y el conocimiento del otro. Durante el compromiso es frecuente que el choque de costumbres, así como la rutina, sean motivos que lleven a desencantar de la relación a ambos. Sin embargo, cuando hay amor, toda dificultad puede ser superada.

Más reciente

×