Tipos de higiene personal

Peopleimages/iStock/GettyImages

Durante miles de años, las personas han sido conscientes de la importancia de la higiene. Ya los antiguos griegos dedicaban varias horas para asearse, usar fragancias y maquillarse para embellecerse y estar presentable ante otras personas.

Es por eso que existen diferentes tipos de higiene que son clave para conservar el bienestar del cuerpo humano, y la limpieza del entorno donde se desarrolla la vida, además de que ayudan a aumentar la autoestima, la confianza y las relaciones sociales, al mismo tiempo que minimizan las posibilidades de adquirir o desarrollar enfermedades.

¿Qué es la higiene?

Son aquellas prácticas, técnicas y conocimientos que incluyen la limpieza y aseo personal, de hogares, objetos y espacios públicos. Estas prácticas son de suma importancia para la vida de los seres humanos, ya que la ausencia de las mismas acarrea grandes consecuencias negativas para el organismo y la sociedad en conjunto.

La higiene es una rama de la medicina que se preocupa por aspectos tanto personales como ambientales que inciden negativamente en la salud común, la forma en la que las personas se desenvuelven de manera sana en la sociedad y la prevención de enfermedades y virus que puedan perjudicarlas.

Así, para conseguir una vida sana es necesario no sólo realizar ejercicio regularmente y tener buenos hábitos alimenticios, sino también desarrollar una higiene tanto física como mental.

Es por ello que se hace referencia a la higiene personal, la cual debe adquirirse en la infancia, donde los padres juegan un rol muy importante al enseñar estos importantes hábitos de salud a sus hijos.

6 tipos de higiene

Desde una perspectiva muy sencilla, nuestra salud depende del aseo adecuado de nuestro cuerpo y entorno, por eso podemos encontrar diferentes tipos de higiene para alcanzar este objetivo:

Higiene Personal

Se considera una de los hábitos que toda persona debe aprender y conservar en su vida, siendo únicamente responsabilidad de cada individuo desarrollar. La higiene personal se refiere también a la limpieza en sus quehaceres diarios, como lavarse las manos y cepillarse los dientes, por ejemplo.

Para mantener dicha higiene personal se necesita de artículos e instrumentos diseñados para estos fines, como jabón para el cuerpo y champú para el cabello. Así mismo, dentro de este grupo es posible distinguir algunos tipos de manera particular:

Corporal: se refiere al aseo integral del cuerpo y la pulcritud de la piel, la cual está en contacto directo con los microbios, y amerita una debida exfoliación para también retirar células muertas. Además incluye la limpieza y corte de las uñas y el cabello.

Bucal: corresponde a la limpieza que se efectúa en la boca para preservar la salud y evitar problemas tanto en las encías como en los dientes. Debe efectuarse, como mínimo, tres veces por día, y empleando los elementos requeridos para obtener un resultado eficaz, como son el cepillo, la pasta e hilo dental, y enjuagues bucales.

Exceso de higiene

El exceso de higiene y el escaso contacto con los gérmenes tampoco es bueno. Sobretodo en los niños ya que favorece a la parición de dermatitis atópica, que se manifiesta con eccemas, sequedad y picor en la piel.

El exceso de higiene bucal puede desgastar los tejidos de la estructura dental, como la dentina y el esmalte. Estos daño facilitan la entrada de bacterias en la cavidad oral.

Higiene Postural

La higiene postural alude al cuidado de la columna vertebral, a lo que se refiere a las posiciones que una persona adopta o mantiene por un tiempo prolongado o durante su día a día.

Para evitar perjudicar o deformar esta parte anatómica que brinda equilibrio, es necesario realizar movimientos o posturas específicas, como emplear un taburete o escalera para alcanzar objetos a cierta altura, flexionar las piernas para levantar algún elemento pesado, o repartir el peso correctamente entre ambos brazos.

Higiene en el deporte

La higiene deportiva significa mantener una serie de hábitos que ayudan a alcanzar el máximo rendimiento en el ejercicio físico, los cuales deben llevarse a cabo antes, durante y después de realizar una actividad física.

La higiene resulta esencial para evitar cualquier problema de salud y abarca no sólo la limpieza y el uso de ropa y productos adecuados para la actividad, también incluye los chequeos médicos periódicos que las personas deben hacer para descartar cualquier problema que pueda afectar su desempeño.

Higiene Hogareña

Se entiendo como higiene hogareña a las prácticas diarias de limpieza, aseo y desinfección de cada espacio del hogar y de los instrumentos que se emplean para realizarla, con el fin de eliminar todo tipo de bacterias o gérmenes que se encuentren en el mismo.

Existen dos lugares donde la higiene hogareña es imprescindible:

El baño: es el lugar donde nos aseamos y retiramos desechos que pueden ser contaminantes, por lo que su limpieza es primordial para evitar algún contagio. Implica el lavado regular de todas las superficies que conformen el baño, como son el lavabo, tina, ducha, inodoro, espejos, suelo, y demás.

La cocina: siendo el lugar donde se procesan todos los alimentos que consumimos, es necesario mantener cada superficie limpia, los utensilios y electrodomésticos que participan en la preparación y manipulación de los alimentos.

Higiene de los alimentos

Este tipo abarca todas las prácticas que deben utilizarse al entrar en contacto con los alimentos que manipulamos. Cada uno de ellos debe ser revisado con cautela y lavado para eliminar cualquier impureza que pueda afectar la salud.

Es importante recordar que algunos alimentos como las frutas, verduras y carnes pueden contener bacterias que habitan en su superficie o interior, por lo que es necesario almacenarlos y cocinarlos apropiadamente.

Higiene de las mascotas

Es común encontrar algún tipo de mascota en el hogar, ya sea un perro, gato, tortuga o pájaro, y cada uno de ellos requiere de un cuidado adecuado para prevenir un contagio por las bacterias que poseen.

Su cuidado incluye la limpieza de la mascota en su totalidad, baño, corte de pelo y uñas, desparasitación, y lavado regular de sus juguetes. De igual forma, incluye el mantenimiento del lugar donde duerme y se alimenta, así como los utensilios que se emplean para ello.

Por último, se recomienda realizar cada uno de estos tipos de higiene regularmente para alcanzar resultados eficaces, ya que es un hecho comprobado a lo largo del tiempo que las pequeñas acciones que conforman los hábitos de higiene son de suma importancia para asegurar el buen estado de salud y evitar el contacto con virus y bacterias.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Más reciente

×