Problemas de piel en los yorkies

Yevgen Romanenko/Moment/GettyImages

El Yorkshire Terrier es una raza particular de perros originada en el Reino Unido, que se conoce también con el nombre de "yorkies". Estos perros son de pequeño tamaño, llegando a pesar en su edad adulta alrededor de 3,2kg. Se trata de perros de compañía activos e inteligentes, y es justamente el aspecto pequeño y delicado del Yorkshire Terrier lo que vuelve a esta raza de perros tan popular ya sea tanto entre adultos como niños por igual. Los yorkies son amables, enérgicos y valientes. Su pequeño tamaño no les impide salir en busca de aventuras, y enfrentarse a ellas con mucho carácter. Son compañeros leales y protectores, pero como sucede habitualmente con cualquier perro de raza, los yorkies tienen tendencia a padecer ciertos problemas de salud que es necesario considerar si se quiere adoptar un perro de esta raza. Uno de los problemas más frecuentes en los yorkies son los problemas de la piel, la cual es muy delicada y se encuentra cubierta por un fino y largo pelaje que requiere un mantenimiento especial para evitar problemas de salud. Aquí enumeraremos los problemas de piel en los yorkies y las formas en que es posible prevenir y solucionar los mismos.

Características generales de los yorkies

Como mencionabamos anteriormente, los perros de raza Yorkshire Terrier pertenecen al grupo de razas pequeñas, ya que en su edad adulta pesan aproximadamente 3,2kg y alcanzan una altura promedio es de 15,25 a 17,7cm. Los yorkies tienen en forma característica un pelo largo y sedoso de color azul acero y castaño, aunque el color del pelaje puede variar desde rubio a castaño y estar mezclado con gris o negro. El pelo largo y brillante crece constantemente; se parece más al cabello lacio humano que al pelaje de un animal. Uno de los beneficios del manto sedoso del yorkie es que se cae muy poco, lo cual vuelve a esta raza muy atractiva para aquellas personas con asma u otros problemas respiratorios que quieran adquirir una mascota de compañía. Las orejas de los yorkies son pequeñas, puntiagudas, erectas y cubiertas por pelo corto, y llevan la cola siempre en alto.

Problemas de salud más frecuentes

Los yorkies son genéticamente propensos a padecer ciertas patologías debido a que poseen una piel muy sensible y un sistema digestivo delicado. Es por esto que a menudo sufren alergias y pueden desarrollar focos de infección en la piel, lo que da como resultado la pérdida del pelo que se conoce como alopecía. Los problemas de piel pueden ser debido a reacciones alérgicas a los alimentos o a productos como el champú, lo que produce inflamación y enrojecimiento con formación de áreas secas donde la piel se descama, perdiendo el pelo que la recubre. Los yorkies también pueden sufrir problemas de salud relacionados con la vista, que van desde cataratas hasta desprendimiento de retina y ceguera. Una alimentación deficiente o que incluya alimentos poco saludables para perros también puede generar diabetes, caries y diarreas frecuentes, e incluso alterar el crecimiento de estos perros produciendo alteraciones a nivel óseo, como luxaciones o malformaciones de los huesos y articulaciones.

Problemas de la piel

Los trastornos de la piel de los yorkies son los problemas de salud más habituales en esta raza. Estos perros son propensos a tener piel seca, la cual se descama y puede generar zonas sin pelo y con piel irritada. Es fundamental el cuidado diario del pelo y la piel de estas mascotas, con cepillado frecuente y baños con champú para perros con pH apto para pieles sensibles. Los yorkies deben ser cepillados diariamente para promover la producción de sebo en la piel que evita la sequedad innecesaria y mantiene el pelo suave, brillante y sin nudos. Nunca bañes a tu mascota con champú para seres humanos, ya que el pH y el resto de su composición no son aptos para su uso en animales y puede irritar la piel y provocar la caída de cabello. Si ves en tu perro una zona del cuerpo a la que le falta pelo, puede tratarse de alopecía: éste es un trastorno que suele darse en perros que tienen un manto de pelaje delicado y largo, como es el caso del yorkshire. El pelo crece desigual y aparece pérdida de cabello, que puede controlarse mediante un tratamiento periódico a base de enjuagues hidratantes, uso de fármacos y champús. Una dieta balanceada es fundamental para mantener la piel de los yorkies sana y su pelo brillante y sedoso.

Control de las pulgas

Una de las causas más frecuentes de trastornos de la piel de los perros de esta raza es la alergia a las pulgas. Mantén a tu perro lo más alejado del pasto posible para evitar una reacción alérgica a las picaduras de estos insectos. Las picaduras de pulgas y garrapatas pueden producir zonas de piel seca y pérdida de pelo. El rascarse o morderse constantemente estas zonas puede hacer que la piel se infecte y necesite tratamiento antibiótico. La prevención con antiparasitarios de uso externo para perros o collares antipulgas es el mejor procedimiento para asegurarse de que las pulgas no se instalen en tu yorkie.

Dieta balanceada

La dieta es otro factor fundamental a la hora de prevenir trastornos de la piel de estas mascotas. La alimentación del yorkie debe basarse en alimento balanceado de una marca de primera calidad para que reciba los nutrientes que necesita para mantener la piel y el pelo sanos. Al cambiar de alimento, hazlo lentamente ya que los cambios abruptos en la dieta pueden producir malestares digestivos.

ADVERTENCIA: Este artículo no debe considerarse como un equivalente de una consulta médica profesional. Consulte a su médico de confianza ante cualquier duda sobre este u otro tema relacionado con su salud.

Más reciente

×