Los zapatos de tacón en los años cincuenta

Los zapatos con tacones de aguja y frente puntiagudo fueron muy populares en los años cincuenta.

Martin Poole/Photodisc/Getty Images

La moda de la década de los cincuenta trajo de nuevo el glamour y la elegancia; los vestidos se hicieron más voluminosos, los peinados eran muy elaborados y los accesorios más lujosos que nunca. Sin embargo, esto no sucedió con los zapatos, ya que los dos colores predominantes fueron el negro y el marrón. Los zapatos de colores brillantes solamente eran adecuados como parte de un traje de noche. Lo que a los zapatos en esa época les faltó en cuanto a formas innovadoras y colores interesantes, se compensó con la altura de los tacones y las mujeres utilizaron con gran frecuencia tacones sumamente altos.

Clásicos

Estos zapatos fueron los más sencillos y de mayor uso durante esta década.

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Fueron los más sencillos y de mayor uso durante los cincuenta. Tenían la punta redondeada y eran cerrados en la parte de atrás, semejando zapatillas de bailarina con tacón. La altura de estos tacones podía ser baja o mediana; estos últimos, también conocidos como tacones "kitten" (gatito), podían medir hasta 2 pulgadas (5 cm). Los zapatos de corte clásico eran los más populares al inicio de la década, pero fueron olvidados poco a poco, conforme los zapatos de tacón alto ganaban popularidad.

Zapatos de corte en el empeine y de tacón bajo

Estos zapatos a veces se decoraban con moños en el área de los dedos.

Creatas Images/Creatas/Getty Images

Estos zapatos fueron creados por Christian Dior y su colaborador, el diseñador de zapatos Roger Vivier, en 1953. Su trabajo conjunto fue fructífero pues desarrollaron una nueva línea de zapatos. Este calzado cubría los dedos y el empeine, dejando la parte media del pie descubierta. Los tacones eran bajos y de hasta 2 pulgadas (5 cm) y a veces se decoraban con moños en el área de los dedos.

Zapatos con tacón de aguja (stilettos)

A mediados de esta década, los zapatos de tacón de aguja se pusieron de moda, reemplazando a los de punta redondeada.

David De Lossy/Photodisc/Getty Images

Los zapatos con tacón de aguja (stilettos) fueron los más altos en la década de los cincuenta, sus tacones medían de 2 a 7 pulgadas (5 a 18 cm), eran delgados y puntiagudos. A mediados de esta década se pusieron de moda, reemplazando a los zapatos de punta redondeada. Los tacones de aguja tenían un diámetro de apenas 1/2 pulgada (1,3 cm), o a veces menos, de manera que caminar con ellos era toda una hazaña.

Sandalias

Las sandalias con correa fueron muy populares para atuendos formales.

Thomas Northcut/Photodisc/Getty Images

Las sandalias tuvieron gran demanda en los cincuenta. Las sandalias con correas fueron muy populares para atuendos formales. Este tipo de calzado tenía los dedos descubiertos y se abrochaban alrededor del tobillo con una correa única. Una versión más informal fue la sandalia con tacón bajo (tipo kitten) que no se abrochaba por la parte de atrás.

×