Cómo arreglar una puerta interior que se traba

Escrito por shelley frost | Traducido por walter f. stocco
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo arreglar una puerta interior que se traba
Lija la madera para quitar cualquier exceso de la puerta en caso de que éste sea la causa por la que se traba. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Una puerta que se cuelga de manera incorrecta puede trabarse o pegarse cuando intentes abrirla o cerrarla, también puede trabarse naturalmente a medida que envejece. La traba o el roce contra el marco de la puerta pueden hacer que sea difícil cerrarla y abrirla completamente. La pintura de la puerta y del marco puede salirse o dañarse debido a dicha situación. Ajustar la puerta y las bisagras de la misma permitirá que gire libremente sin trabarse.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Un destornillador
  • Un cincel
  • Papel de lija
  • Un cepillador de madera
  • Parafina
  • Pasta lubricante para madera

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Abre y cierra la puerta, prestando atención a donde comienza a trabarse. Busca pintura raspada u otros signos de fricción a lo largo de los lados y de la parte superior de la puerta.

  2. 2

    Aprieta los tornillos de las bisagras de la puerta con un destornillador. Esto ayudará a que esté a nivel y segura de modo que no roce debido a estar colgada de manera inadecuada.

  3. 3

    Usa un cincel para quitar con cuidado la pintura que adhiere, ya sea en la propia puerta o en el marco de la misma, para que no se estacione entre la puerta y el marco causando que se trabe. Lija los bordes donde quitaste la pintura para suavizarlos.

  4. 4

    Lija la madera para quitar cualquier exceso de la puerta en caso de que éste sea la causa por la que se traba. Comienza con un papel de lija grueso, centrándote principalmente en el lado de la bisagra de la puerta. Lija a lo largo de la parte superior, según sea necesario para ayudar a la puerta a que se ajuste mejor. Cambia a un papel de lija de grano fino para alisar la madera una vez que retires suficiente del borde de la puerta con el papel de grano grueso.

  5. 5

    Marca el borde de la bisagra de la puerta en las áreas donde ésta se trabe mientras la puerta está todavía colgando. Cepilla dichas zonas, afeitando a lo largo con el grano, quitando sólo una pequeña cantidad de la puerta a la vez. Pruébala antes de seguir cepillándola.

  6. 6

    Lija los bordes de las puertas con un papel de lija fino para crear un acabado suave. Frota parafina o pasta de madera lubricante a lo largo de dichos bordes. Ambas acciones ayudarán a evitar el roce o las trabas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles