Consejos para el cuidado de las plantas de interior

Escrito por melinda gaines | Traducido por ana pérez
Consejos para el cuidado de las plantas de interior

Las plantas de interior son muy diferentes de las de exterior en lo que respecta al cuidado que necesitan. Para crecer con fuerza, las plantas de interior necesitan drenajes, macetas y riego adecuados. Aunque la cantidad de agua, luz solar y drenaje necesarios depende del tipo de planta, hay algunas pautas generales que puedes seguir para que tus plantas de interior se mantengan saludables.

Otras personas están leyendo

Tierra

Para que las plantas crezcan con fuerza, la tierra debe ser lo suficientemente porosa para permitir que las raíces respiren. La tierra de los exteriores o de los jardines no es buena para estas plantas ya que suele endurecerse y no es lo suficientemente porosa. En cambio, utiliza tierra que esté preparada específicamente para las plantas de interior. La misma debe ser capaz retener la humedad y el aire, sin dejar de drenar el agua de las plantas. Si optas por usar una mezcla para macetas que no contenga tierra, deberás usar un fertilizante. Al añadir cristales que retengan el agua evitarás que la tierra de la maceta quede demasiado húmeda. El exceso de humedad puede matar las plantas y fomentar el crecimiento de los hongos.

Recipientes

Asegúrate de que los recipientes que uses para colocar las plantas de interior estén bien limpios y tengan un drenaje adecuado. Para asegurarte de que están limpios, lávalos con una mezcla compuesta por una parte de blanqueador y nueve partes de agua y enjuágalos minuciosamente. A la hora de elegir los recipientes para tus plantas de interior, el tamaño también es importante. Aquellas plantas que pueden crecer mucho o tener raíces grandes deben colocarse en recipientes lo suficientemente profundos y anchos para que tengan suficiente espacio. Asimismo, las más pequeñas no deben colocarse en recipientes enormes ya que esto puede hacer que reciban un riego excesivo o que la tierra quede demasiado húmeda.

Riego

Las necesidades de riego de las plantas de interior dependen de su tipo, de si son plantas de terreno seco o húmedo, de la cantidad de luz que reciben, y de la humedad y temperatura de la habitación en la que se hallan. Algunas plantas, como las que se encuentran en recipientes poco profundos, pueden necesitar riego a diario, mientras que otras, como las que se encuentran en macetas y recipientes grandes, pueden vivir varias semanas sin que necesiten riego. Para regar las plantas, el agua blanda es mejor que el agua dura, o agua con un gran contenido de sales. Si no tienes acceso a agua blanda, el agua de lluvia o de la nieve derretida son alternativas adecuadas. Evita regar las plantas en exceso, ya que demasiada agua puede matarlas. Para evitar que esto suceda, asegúrate de proporcionarles un buen drenaje. A veces, las plantas de interior solo deben humedecerse con una botella rociadora en vez de regarse. Siempre es mejor investigar las necesidades de las plantas, ya que la cantidad de agua que necesitan difiere según la especie y el tipo a los que pertenecen.

Fertilización

Muchos fertilizantes para plantas de exterior pueden utilizarse también para las de interior. Sin embargo, también existen fertilizantes formulados específicamente para las plantas de interior. Lo importante es recordar que nunca debes usar demasiado fertilizante y que deber seguir las pautas del envase del producto. Además, recuerda que el uso de fertilizantes no reemplaza al riego y el drenaje adecuados ni puede revertir los efectos producidos por el riego o el drenaje inadecuados.

No dejes de leer...

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles

Copyright © 1999-2015 Demand Media, Inc. Acerca de

El uso de este sitio constituye la aceptación de los términos y política de privacidad de eHow. Ad Choices es-US

Demand Media