Consejos y trucos para pintar miniaturas Warhammer

Escrito por gabriel brown | Traducido por blas isaguirres
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Consejos y trucos para pintar miniaturas Warhammer
Las miniaturas Warhammer requieren pinceles finos para un trabajo detallado. (Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images)

Cuando estás pintando miniaturas de Warhammer, ya sea que prefieras un alto nivel de detalle en tu portaestandarte o en las masas de soldados que componen tu ejército, una técnica apropiada hará que tus fuerzas sean la envidia del campo de batalla. Las miniaturas de Warhammer vienen en muchas facciones diferentes. Para cualquier grupo que elijas representar, necesitarás pinturas, pinceles, imprimación y barniz.

Otras personas están leyendo

Suministros

Para comenzar a pintar se necesitan los pinceles adecuados. Hay cuatro tipos de pinceles: de detalle, detalle fino, de base y pinceles secos. También es necesario cuidar de estas herramientas adecuadamente, así como mantenerlas limpias y secas después de cada sesión de pintura. La pintura base en aerosol es necesaria para aplicar una capa base en la figura, y dar a la pintura algo sobre lo que fijarse. Vas a necesitar pinturas en colores que representen la facción que vas a usar, así como una taza de agua y una toalla de papel para mezclar y limpiar. Por último, unas tijeras de hojalatero para limpiar el moho de las estribaciones del modelo te resultarán muy útiles para dar un buen acabado a tus figuras.

Pintura base

Elige el color de tu pintura base: negro o blanco. El negro es para ejércitos más oscuros, como los "Moradores del Caos", mientras que el blanco es más adecuado para ejércitos más claros, como los Ultramarines. Ten en cuenta que el blanco aporta mayores detalles, pero requiere más capas de pintura y es más propenso a mostrar errores. Tienes que aplicar la pintura base sobre una superficie plana grande; lo ideal sería un pedazo de azulejo de baño blanco de 8x8 pulgadas (20x20 cm), sabiendo también que una caja de zapatos es un sustituto adecuado. Ambas son superficies fáciles de limpiar y te permitirán rotar la miniatura mientras la pintuas sin tocarla. La mejor distancia para la imprimación es entre ocho y doce pulgadas (20 y 30 cm) de la miniatura, pintando en breves ráfagas de spray. Siempre asegúrate de limpiar la boquilla del aerosol, manteniéndola al revés y rociándola brevemente.

Pintura

Comienza por diluir la pintura en agua, con una proporción de uno a uno, dentro de un recipiente pequeño separado. Una bandeja de cubitos de hielo funcionará perfectamente. Elige tu color base y pinta la miniatura entera en dos capas de base. A continuación, pinta detalles como armaduras, costuras y ojos. Por último, vuelve al color original y haz retoques.

Acabado

Un potencial acabado que podría servirte es el que se conoce como "lavado de tinta". Diluye el lavado de la tinta en agua, en una proporción de dos a uno. Usa el pincel seco para aplicar el lavado de tinta con moderación. Esto se hace para acentuar detalles o añadir un ligero matiz de color a una superficie. El modelado también se puede utilizar para añadir detalles a la base de la miniatura, tales como hierba falsa, grava o partes de otras miniaturas para representar un "trofeo". El último paso es barnizar tu miniatura, ya sea con un acabado brillante o mate, para protegerla del desgaste ocasionado por la manipulación y el transporte.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles