Cómo controlar una clase

Escrito por ehow contributor | Traducido por valeria d'ambrosio
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo controlar una clase
(Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images)

La gestión del aula refleja los procedimientos que utilizan los maestros para resolver problemas de disciplina entre sus alumnos. Esta técnica puede incluir establecer descansos, cambiar la asignación de asientos y notificar a las autoridades escolares o a los padres sobre los alborotadores. Sin importar que estés al frente de una clase en la que los alumnos se portan mal y no permanecen en sus asientos, o simplemente quieres mejorar tu estilo de gestión, la clave radica en la calma y la coherencia.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Crea un ambiente tranquilizador mediante los colores apropiados. Mantén suaves los colores de las paredes y pizarras de anuncios al resaltar el celeste y el verde claro. Agrega pequeñas manchas de colores brillantes. El ambiente general de la habitación debe ser relajado y tranquilo-

  2. 2

    Establece normas claras. Puedes pedirle a los alumnos más grandes que firmen contratos escritos donde figuren las normas de comportamiento apropiadas. Comienza el año con una charla sobre las normas de la clase. Pídele a tus alumnos que expresen su consentimiento, verbalmente o levantando la mano. En ese momento unirás a todos en un mismo esfuerzo. Coloca las reglas en el aula. Ten en cuenta las políticas escolares y compártelas con tus alumnos.

  3. 3

    Controla la clase mediante un cambio en la asignación de asientos. Los niños que se sientan en la parte posterior del aula son más propensos a los problemas de disciplina. Evalúa un diseño en L del aula para que todos miren al frente. También puedes recorrer el área de atrás con frecuencia.

  4. 4

    Evita poner a un alumno en un rincón del aula. Facilita oportunidades. Si un alumno se porta mal, por ejemplo, puedes darle la oportunidad de ir al sector de libros a leer en silencio o pedirle que se quede después de hora. Trata de manejar estas situaciones por tu cuenta y no lo envíes con el director de la escuela. Debe quedar en claro que eres tú quien tiene el control de la situación.

  5. 5

    Otorga breves descansos durante la clase. Los alumnos pequeños pueden hacer una serie de actividades físicas bajo tu supervisión y, los más grandes, simplemente tomar un recreo. Abstente de dejarlos sin recreo como castigo. Tus alumnos necesitan gastar energías.

  6. 6

    Trata a tus alumnos como lo que son. Sé profesional pero amigable y asegúrate de trasmitir respeto y dedicación.

  7. 7

    Asigna actividades acordes a la edad durante la clase. Las actividades demasiado fáciles pueden producir aburrimiento, mientras que las más complicadas conducen a la frustración.

  8. 8

    Intenta persuadir a los alumnos que son vistos como líderes por sus compañeros. Pídeles que te ayuden a entregar materiales y exponer proyectos.

Consejos y advertencias

  • Si un alumno es muy difícil de controlar y no responde a tus esfuerzos, pide una reunión con sus padres y el alumno en cuestión para determinar cómo puede mejorar.
  • El mal comportamiento de algunos alumnos puede ser consecuencia de actividades demasiado complicadas. Asegúrate de que los alumnos estén bien preparados.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles