Cómo cuidar las alfombras persas e iraníes

Escrito por melynda sorrels | Traducido por maria eugenia gonzalez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo cuidar las alfombras persas e iraníes
Las alfombras persas e iraníes le dan un aspecto elegante a una habitación. (Siri Stafford/Stockbyte/Getty Images)

Aunque son durables y resistentes por naturaleza, las alfombras persas e iraníes igualmente requieren ciertos cuidados para mantenerse en la mejores condiciones posibles. Estas alfombras elegantes fueron hechas para soportar muchos de los rigores de la vida diaria, pero no todos ellos. Como las alfombras se hicieron más populares en el mundo occidental y se volvieron más predominantes en las casas de Europa y América, hay muchas cosas que pueden dañarlas. Con el cuidado adecuado, tu alfombra persa o iraní puede soportar el paso del tiempo y durar muchos años.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Aspiradora
  • Detergente lavavajillas suave sin blanqueador
  • Cepillo de cerdas suaves
  • Esponja
  • Escobilla de goma
  • Paño limpio
  • Vinagre blanco
  • Papel de cocina
  • Almohadilla para alfombra
  • Papel irrompible Tyvek

Lista completaMinimizar

Instrucciones

    Instrucciones

  1. 1

    Aspira la alfombra para quitar el polvo y la suciedad. El lugar donde está la alfombra determina con qué frecuencia debe ser aspirada. Una alfombra que está en el piso acumula mucho más polvo que una que está colgada en la pared. Usa la succión sólo cuando aspires, ya que la barra batidora puede dañar el pelo de la alfombra. Si no sabes cómo quitar la barra batidora, usa el accesorio de cepillo para limpiar la alfombra. Asegúrate de darla vuelta y aspirar los dos lados.

  2. 2

    Lava a mano las alfombras persas e iraníes cuando sea necesario, dependiendo de con qué frecuencia se pisan. Las alfombras en zonas muy transitadas deben limpiarse con más frecuencia. Mezcla un detergente lavavajillas suave sin blanqueador con agua tibia para hacer espuma y frota la alfombra con un cepillo de cerdas suaves mojado en la solución. Enjuaga con una esponja mojada con agua tibia para quitar los restos de jabón. Usa una escobilla de goma para ayudar a expulsar el exceso de humedad. Coloca la alfombra en un lugar fresco y seco para que se seque al aire.

  3. 3

    Trata los derrames de inmediato secando los líquidos con un paño absorbente limpio. Recoge los sólidos con papel de cocina para quitarlos de la carpeta. Trata la zona con una solución de partes iguales de vinagre blanco y agua para eliminar las manchas persistentes.

  4. 4

    Mantén las alfombras alejadas de ventanas donde el sol constante pueda desteñir los colores. Si tu alfombra está en el piso, evita colocarla en zonas muy transitadas y mantenlas sobre un piso nivelado. Usa una almohadilla para alfombras debajo de tu alfombra persa o iraní para protegerla. Estas ayudan a absorber el impacto y evitan que las fibras se rompan.

  5. 5

    Guarda las alfombras persas o iraníes que no uses o cuelgues envueltas en papel irrompible Tyvek. Pregunta en un tienda de materiales de construcción dónde puedes comprar este papel si ellos no lo tienen. El papel de periódico y otros papeles pueden contener ácidos o químicos que no son seguros para tu alfombra. Guárdala en un lugar fresco y seco para evitar la humedad. Asegúrate de que la alfombra esté limpia y completamente seca antes de guardarla para evitar la aparición de mohos y hongos.

Consejos y advertencias

  • Evita el uso de químicos fuertes y abrasivos en estas alfombras, ya que pueden dañarse fácilmente.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles