DESCUBRIR
×

Cómo cultivar fruta de la pasión deliciosa

Actualizado 21 febrero, 2017

La fruta de la pasión, o maracuyá, es una planta trepadora que produce bellas y exóticas flores y un fruto delicioso, que puede ser amarillo o morado, con cáscara dura o blanda. Existen diversas variedades de fruta de la pasión, algunas de las cuales son resistentes a la escarcha y pueden cultivarse en climas no tropicales. La mayoría de estas variedades, sin embargo, produce flores pero no fruta. La planta de la fruta de la pasión puede cultivarse en enrejados y podemos utilizarla para cubrir una vieja pared o un edificio poco estético.

Instrucciones

  1. Compra una o dos plantas jóvenes de fruta de la pasión en un vivero. Aunque puedes obtener la fruta de la pasión a partir de las semillas (en los climas tropicales la planta renueva sus semillas), al comprar las plantas en un vivero te aseguras de que vas a obtener una variedad adecuada para tu zona climática.

  2. Elige una ubicación para la planta de la fruta de la pasión donde el sol dé de lleno y que le permita trepar según vaya creciendo. Puedes levantar un enrejado o cualquier otro soporte antes de plantarla. También puedes cultivar la fruta de la pasión en una maceta grande: el procedimiento es el mismo tanto si la cultivas en el jardín como si lo haces en una maceta grande.

  3. Cava un hoyo algo más grande que la maceta que contiene la planta y añade una paletada de abono, una pequeña cantidad de turba y, si lo deseas, un poco de vermiculita o perlita para ayudar a conservar la tierra húmeda entre riegos.

  4. Deposita la planta de la fruta de la pasión en el hoyo y vuelve a cubrirlo con la tierra que has excavado, dando golpecitos suaves alrededor de la base de la planta para afianzarla.

  5. Añade una capa de mantillo o abono alrededor de la base de la planta para nutrirla y ayudar a mantener la tierra húmeda.

  6. Riega bien la fruta de la pasión recién plantada. Si es lo suficientemente grande y ha empezado a crecer un poco, puedes atar la planta al enrejado o soporte con una cinta.

  7. Vigila las plagas comunes. La fruta de la pasión es muy resistente a la mayoría de las plagas de insectos, pero los nematodos pueden atacar las raíces de algunas especies de fruta de la pasión y a las moscas de la fruta les encanta, especialmente las variedades de cáscara blanda. Puedes combatir estos molestos insectos recolectando la fruta cuando todavía esté algo verde y dejándola madurar en la cocina, donde estará a salvo.

  8. Utiliza un fertilizante rico en nitrógeno que fomente el crecimiento del follaje, el cual ayudará a la fruta más adelante. Cuando la planta se vuelva robusta, utiliza un fertilizante bajo en nitrógeno que estimule la floración y la producción de fruta. La fruta de la pasión responde bien a la fertilización durante todo el año.

  9. Ten en cuenta que existen varios factores que pueden hacer que la planta no produzca la fruta deseada: una mala polinización, falta de sol, riego inconstante o falta de nitrógeno. Ten en cuenta esto si consigues flores pero poca fruta y corrígelo en consecuencia.

Necesitarás

  • Maceta decorativa grande o zona del jardín protegida de la escarcha