Cómo quitar la lechada de baldosas cerámicas con superficie rugosa

Escrito por kimbry parker | Traducido por beatriz mónica graciela castellini de olgiati
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo quitar la lechada de baldosas cerámicas con superficie rugosa
Una vez limpio, el piso de baldosas cerámicas es hermoso. (background from a tile image by Yuri Bizgaimer from Fotolia.com)

Las baldosas cerámicas están fabricadas con arcilla y tienen una terminación más tosca que los otros tipos. Por lo general, la lechada se concentra en las uniones que las mantienen unidas y las protegen del agua y otros daños. No es raro que la mezcla se seque sobre su superficie durante la instalación. Limpiar la lechada seca puede ser un poco complicado, pero es posible si utilizas los productos y el método adecuado.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Una cubeta
  • Agua
  • Una esponja
  • Unas varillas de madera
  • Una escoba
  • Una pala
  • Un trapo
  • Un estropajo de nylon con almohadilla
  • Una taza de azúcar
  • Unas toallas de papel
  • Un removedor comercial de lechada en aerosol

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Llena una cubeta con agua caliente. Sumerge una esponja y retuércela ligeramente. Empapa por completo la mezcla seca. Humedecerla facilitará su remoción.

  2. 2

    Ráspala con una varilla de madera. Puedes comprarlas en cualquier tienda de bricolaje o fabricarlas tú mismo. Las ideales son de roble y miden 3/8 pulgadas (0,95 cm) de espesor y 1 pulgada (2,5 cm) de ancho.

  3. 3

    Barre con una escoba los pedazos que pudiste remover con la varilla y descártalos.

  4. 4

    Sumerge un trapo en la cubeta con agua y retuércelo. Pásalo sobre las baldosas para limpiar la mezcla suelta. Enjuaga el trapo con frecuencia.

  5. 5

    Humedece un estropajo de nylon con almohadilla. Frótalo sobre las baldosas para retirar la cubierta que pudiera haber quedado sobre ellas.

  6. 6

    Pasa un trapo húmedo. Luego uno seco.

  7. 7

    Aplica agua azucarada si aún quedan residuos rebeldes. Disuelve una taza de azúcar en una cubeta con 1 galón (3,8 L) de agua caliente. Empapa varias toallas de papel y colócalas directamente sobre las baldosas afectadas, dejándolas durante al menos dos horas. Retíralas y vuelve a frotar la baldosa con el estropajo de nylon y agua. Seca la baldosa limpia con un trapo humedecido. Luego, sácale brillo con un trapo limpio.

  8. 8

    Aplica un removedor comercial de lechada si hubiera residuos persistentes. Puedes conseguirlo en la mayoría de las tiendas de bricolaje. Sigue las instrucciones específicas del fabricante; son diferentes según el producto.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles