DESCUBRIR
×

Cómo enraizar un esqueje de ciprés mediterráneo

El ciprés mediterráneo (Cupressus sempervirens) es una conífera alta, delgada, con forma de columna, que crece mayormente en el sur y el oeste de Estados Unidos y también en partes de Europa. Se lo identifica instantáneamente por su forma única y sus hojas escamosas. El ciprés mediterráneo es resistente a las sequías y puede sobrevivir con muy poca agua después de desarrollar su sistema radicular. Puede alcanzar alturas de hasta 40 pies (12 m).

Instrucciones

Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  1. Llena una pequeña maceta con perlita, un vidrio poroso natural usado para plantación que puede conseguirse en las tiendas de jardinería. La perlita y otras sustancias similares permiten un buen drenaje, lo que ayuda a formar raíces en especies perennes como el ciprés mediterráneo. Esto también favorece a la salud de la planta porque evita la pudrición de raíces.

  2. Planta un esqueje de 6 pulgadas (15 cm) en la maceta con perlita, asegurándote de que quede bien firme y recto. Coloca la maceta en una zona levemente sombreada y riega regularmente. Mantén desbloqueado el orificio de drenaje de la maceta.

  3. Transfiere la planta a una zona con luz solar más directa para favorecer un crecimiento más rápido cuando aparezca la estructura radicular y pueda abastecer al esqueje. El ciprés mediterráneo puede tardar hasta dos meses en producir raíces, así que sé paciente. Continúa regando regularmente.

  4. Usa la pala para hacer un hoyo de tamaño adecuado en el terreno donde quieras plantar el ciprés cuando el esqueje comience a ser muy grande para la maceta. Tirando suavemente desde la base de la planta, levántala de la perlita y colócala en el suelo. Llena el hoyo de forma que el cepellón quede a nivel del suelo. Aplica unas pulgadas de mantillo y reduce el riego a una vez por mes. El ciprés debería prosperar.

Necesitarás

  • Brotes de ciprés mediterráneo
  • Perlita
  • Una maceta
  • Una pala
  • Mantillo