DESCUBRIR
×

Cómo usar una esponja de maquillaje para aplicar la base

Actualizado 21 febrero, 2017

Si usas polvo compacto o base líquida, probablemente hayas usado una esponja de maquillaje. La mayoría de las principales compañías cosméticas proporcionan esponjas redondas con sus polvos compactos. Puedes usar estas y otras esponjas de maquillaje para crear un aspecto natural y mostrar una imagen impactante con tu maquillaje.

Instrucciones

  1. Lávate la cara y aplica crema humectante. Ten presente que un rostro limpio e hidratado es el mejor lienzo para aplicar la base.

  2. Ve a la farmacia local más cerca y compra una bolsa de esponjas baratas para aplicar la base. Busca esponjas en forma de cuña para aplicar el maquillaje líquido y para difuminarlo con el corrector de ojeras. Elige esponjas redondas para aplicar el polvo compacto o la base en crema.

  3. Elige un tipo de base. Ten presente que la base en crema o los polvos compactos pesados generalmente se usan para ocasiones especiales o para la noche. Elige una base líquida con base de agua para una cobertura más liviana y para combinarla o para los tipos de pieles grasosas. Puedes fijar tu propia base líquida usando un polvo que combine para darle terminación con una brocha grande de maquillaje.

  4. Usa una esponja limpia para aplicar una capa delgada de pre-base en todo tu rostro. Reduce la hinchazón guardando tu pre-base en el refrigerador y aplicándola fría sobre tu cara. Una pre-base fija la base y evita que se deposite sobre los poros grandes.

  5. Humedece tu esponja de maquillaje o tu cuña y apriétalas hasta quitar el exceso de agua. Esto evitará que tu esponja absorba todo el maquillaje.

  6. Usa la parte más ancha de la cuña o del centro de la esponja y trabaja la base desde los bordes externos de las mejillas hacia el área de la nariz.

  7. Haz movimientos circulares para aplicarte la base en la frente y la barbilla. Encuentra una fuente de luz que se parezca lo más posible a la luz natural. Verifica los lados de tus mejillas de la línea de nacimiento de tu cabello para ver si quedaron rayas. Difumínalas ejerciendo una leve presión y golpes cortos.

  8. Limpia a menudo tu esponja. Si los bordes comienzan a hacerse jirones o detectas un mal olor, ha llegado el momento de reemplazar tu esponja. Deja de lado los caros limpiadores de brochas para maquillaje y usa en cambio jabón diario. Haz correr el agua sobre la esponja hasta que salga limpia y déjala en un lugar libre de polvo hasta que se seque.

Consejos

  • Asegúrate de lavar y humectar tu rostro antes de aplicarte la base.
  • El maquillaje suele fijarse mejor sobre una cara hidratada y limpia.
  • Compra la base cuando las principales compañías cosméticas ofrecen muestras de regalo con la compra. Usa la bolsa plástica de regalo para guardar las esponjas de maquillaje.

Advertencias

  • Si tienes la piel sensible, evita las esponjas cosméticas de látex.