Germinar semillas de alegrías en un invernadero

Escrito por rogue parrish | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Germinar semillas de alegrías en un invernadero
Las alegrías anaranjadas se pueden comenzar en un invernadero. (Medioimages/Photodisc/Photodisc/Getty Images)

Los cientos de variedades de colores, las flores abundantes en la sombra y el bajo mantenimiento hacen de las alegrías la planta mejor vendida para los canteros en la primavera, afirma la Extensión de la Universidad de Alabama. Puedes comenzar las diminutas semillas de alegría, con sus 35.000 o más semillas por onza (30 gramos), en el invernadero. Una cuidadosa atención a las semillas te permite crear paquetes de plantas para el mercado o para plantaciones en el hogar.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Bandejas alveoladas
  • Probador de pH
  • Esteras de calentamiento de semillas
  • Tazón
  • Mondadientes
  • Medio de plantación
  • Vermiculita
  • Plástico transparente
  • Fertilizante

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Llena las bandejas alveoladas, que son bandejas de plástico que generalmente tienen 36 o 72 celdas individuales con un medio estéril para comenzar las semillas. Analiza el pH con un kit para probar el suelo, con el fin de ver si se ajusta a las necesidades del pH de las alegrías, de 5.5 a 6.0

  2. 2

    Coloca las semillas en un tazón poco profundo. Humedece un mondadientes y toca una sola semilla con el extremo. Coloca la semilla en la superficie del medio.

  3. 3

    Siembra las semillas en el medio y humedécelo ligeramente regándolo en forma directa o rociándolo. Pon en las bandejas con una capa delgada de vermiculita, aconseja J. Raymond Kessler Jr. un profesor de horticultura de la Universidad de Auburn. Cubre las bandejas con un plástico trasparente para mantener el 100 por ciento de humedad que prefieren las alegrías para germinar.

  4. 4

    Coloca las bandejas en una estera de calentamiento para las semillas, alejadas de la luz solar directa, quizás debajo de un estante en el invernadero, para mantener una temperatura de 72 a 75 grados Fahrenheit (22 a 24 grados centígrados).

  5. 5

    Aplica un fertilizante basado en calcio, dos o tres días después de sembrar.

  6. 6

    Quita el envoltorio plástico y la estera de calentamiento cuando emerjan las plántulas. Mantén la temperatura del invernadero a 68 o 72 grados Fahreneheit (20 a 22 grados centígrados) durante la noche y a 70 a 75 grados Fahrenheit (21 a 24 grados centígrados durante el día). Ventila el invernadero en la última semana de la producción de las bandejas, para que la temperatura nocturna descienda a 60 o 62 grados Fahrenheit (15 a 16 grados centígrados), para fortalecer las plántulas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles