Cómo lavar una mochila

Escrito por jennifer vance | Traducido por alejandra prego
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo lavar una mochila
Puedes lavar fácilmente la mochila. (Comstock Images/Comstock/Getty Images)

Con todo el deterioro por el uso que recibe, una mochila inevitablemente se ensucia. Si deseas evitar que quede con mal olor y con gérmenes, debes lavarla al menos una vez por año. Esto es fácil de hacer, dependiendo del material y de la calidad de la misma.

Nivel de dificultad:
Fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Detergente para lavar la ropa
  • Lavabo o lavadora
  • Portatrajes o funda
  • Cepillo de dientes

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Evalúa la tela de la bolsa. Generalmente las mochilas son de náilon o lona. Si la tuya es de otro material, revisa el interior de la misma en busca de una etiqueta que te proporcione instrucciones de cuidado. Si la bolsa tiene un marco de metal, pregúntale a alguien en una tienda de deportes acerca del cuidado adecuado antes de intentar lavarla por tu cuenta.

  2. 2

    Trata los sitios en la mochila donde hay suciedad visible (por ejemplo goma aplastada en el tejido o barro apelmazado en la parte inferior). Comienza frotando suavemente aquellas zonas con un cepillo de dientes y agua.

  3. 3

    .

  4. 4

    Ponla en una funda o en un portatrajes y deséchalo en la lavadora con un detergente suave para lavar la ropa. Lávala sola por primera vez, ya que el color puede desteñir y manchar otra ropa. Lávala en un ajuste "tibio" y en un ciclo suave.

  5. 5

    Si lavas la bolsa a mano, llena una tina con agua tibia y frota suavemente, permitiendo que la bolsa quede en remojo durante un buen tiempo antes de hacer un enjuague final y luego cuélgala para que se seque. A menudo las mochilas tienen espuma en las tiras. En ocasiones, puedes quitarlas. En caso de ser posible, debes hacerlo y lavarlas por separado a mano.

  6. 6

    Es mejor colgar la mochila en un tendedero ya que todas las tiras, las cubiertas de material, las partes plásticas y las piezas pueden representar un problema en la secadora. A menudo hay un recubrimiento de la mochila que la hace repelente al agua y se puede derretir en la secadora. Si no tienes un lugar para que se seque al aire, ponlo en la secadora en el ajuste de "aire seco". Esto eliminará el exceso de humedad sin usar calor, de modo que cuando la quites aún estará húmeda pero no derretida. Luego puedes ponerla en el tendedero o colgarla en un armario para que se seque por completo.

  7. 7

    Si lavas la mochila puedes deteriorar el sello repelente al agua. Después de cada lavado trátala manualmente con un aerosol repelente al agua.

Consejos y advertencias

  • Dependiendo del tamaño y de la tela, la mochila puede demorar un poco en secarse. Si es la única cosa en la lavadora, ten cuidado que no desequilibrar la máquina.
  • Trata de usar un detergente sin perfume y no pongas toallitas para la secadora.
  • Una vez que el interior de la mochila comienza a desarmarse, es momento de adquirir una nueva.
  • El calor puede achicar la mochila y derretir algunas partes de la misma. Si no deseas o no puedes colgarla en un tendedero, siempre debes secarla en el ajuste más frío.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles