¿Cómo manejar problemas disciplinarios conjuntamente a una gestión efectiva del aula?

Escrito por erin schreiner Google | Traducido por maria fernandez
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
¿Cómo manejar problemas disciplinarios conjuntamente a una gestión efectiva del aula?
(Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Tratar temas de disciplina es muchas veces una tarea difícil para los maestros. Una de las maneras más efectivas de manejar problemas de disciplina crónicos es a través de una gestión efectiva del aula. Creando una tabla de reglas y consecuencias bien estructurada, puedes lograr que sea más clara para los estudiantes la actitud que se espera de ellos dentro del aula. Al intentar tratar problemas de disciplina dentro del aula, hazlo sistemáticamente en paralelo con la gestión del aula.

Nivel de dificultad:
Moderado

Otras personas están leyendo

Instrucciones

  1. 1

    Establece reglas claras. Compón una lista de tres a siete reglas, cada una escrita en un lenguaje claro y conciso. Al escribir una lista de reglas de un tamaño razonable y que tus estudiantes puedan comprender fácilmente logras que tus expectativas en términos de actitud sean claras para ellos.

  2. 2

    Evita enfrentarte delante de una audiencia. Algunos estudiantes reaccionarán negativamente si los enfrentas delante de sus pares. En vez de comenzar una discusión delante de la clase, pide al estudiante ofensivo que se retire para discutir juntos del problema cara a cara en el pasillo.

  3. 3

    Permite un tiempo para que se calmen los ánimos. Cuando los niños se portan mal, pueden encenderse enojos. En lugar de dirigirte hacia el niño que presenta un problema de disciplina cuando aún estás agitado, deja pasar un rato para calmarte. No solamente esto te dará un tiempo para relajarte, también permitirá que el niño se calme.

  4. 4

    Mantén tu tono de voz bajo. Evita a toda costa gritar. Algunos estudiantes gozan sacando de quicio a sus maestros. Mantén el volumen de tu voz bajo. Cuando los estudiantes vean que no logran sacarte de tu centro, puede que se vuelvan aptos a respetar las reglas.

  5. 5

    Discute del problema con el estudiante, logrando un consenso. En lugar de proclamar que el estudiante está equivocado y de pedir un cambio inmediato, explica por qué su actitud presenta un problema. Si logras que el estudiante vea que su actitud es un real problema dentro del aula, tendrás más éxito al alentarlo hacia un cambio.

  6. 6

    Pide un compromiso de parte del alumno. Antes de pasar a otra cosa, pídele al estudiante que se comprometa a cambiar, pidiéndole que prometa intentar mejor, que cese de hacer ciertas cosas o que se concentre más efectivamente en la tarea para hacer. Al tratar de obtener ese compromiso, podrás potencialmente desarmar el círculo vicioso del problema de disciplina.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles