Problemas comunes con los zapatos para correr y los agujeros en la malla

Escrito por louise harding | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Problemas comunes con los zapatos para correr y los agujeros en la malla
Un buen zapato para correr ayudará a proteger tus pies de un impacto de estrés innecesario. (Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images)

Correr como deporte o como ejercicio requiere un calzado correcto. Mantener tus zapatos en buen estado reducirá la probabilidad de que el zapato falle mientras corres. Asegúrate de tener el calzado adecuado para tu pie e inspecciona tus zapatos antes de empezar a correr para que puedas hacer cualquier reparación. Los zapatos que están más allá de la reparación pueden ser reciclados de manera que no ocupen espacio en los vertederos.

Otras personas están leyendo

Talla del zapato

El uso de un zapato que es demasiado grande, demasiado pequeño, demasiado estrecho o demasiado ancho puede impedir tu éxito durante la carrera. No sólo te expone a los accidentes causados ​​por resbalones y caídas, sino que tu pie puede que no se ajuste a la talla y sufra lesiones. Existen algunos componentes en un calzado que deben ser importantes para todos los corredores: la flexibilidad del zapato, soporte del tobillo, absorción de golpes, transpirabilidad de la tela y el peso del calzado. Consumer Reports sostiene que un zapato equivocado para tu pie puede causar dificultades o dolor articular. El sitio web de la revista recomienda la compra de zapatos para correr durante la tarde cuando el pie está un poco más grande debido a la hinchazón de la actividad diaria. También, lleva puestos los calcetines que normalmente usas cuando vayas a correr para que puedas obtener la "sensación" adecuada de los zapatos que te pruebes. Siempre pruébate los zapatos para correr antes de hacer una compra para que puedas practicar en marcha y posiblemente obtener consejos de los vendedores.

Distinguir entre zapatos para correr y otros tipos de calzado

A diferencia de la rosa de Shakespeare con otro nombre, todos los zapatos no son los mismos. El calzado para correr se diferencia de aquellos que son para caminar, de los zapatos de baloncesto y de otros deportes. Consumer Reports dice que el pie de un corredor impacta en el suelo a una fuerza de hasta tres veces el peso del cuerpo del corredor. Debido a este impacto sobre los músculos y los huesos de los pies, es importante comprar zapatillas diseñadas para ayudar a absorber el impacto y reducir el estrés. El calzado para correr dispone de amortiguación en las zonas de la suela y de la plantilla del zapato donde existe mayor probabilidad de hacer impacto con el suelo. Las suelas contarán con tracción para agarrar todas las superficies del suelo durante la marcha. Otros zapatos, como aquellos que son para el baloncesto o los zapatos de fútbol, pueden tener suelas destinadas a sujetar superficies lisas o rugosas según lo dictado por el deporte para el que está destinado el calzado.

Problemas de encaje de suela, plantilla y bota

Antes de correr, inspecciona el zapato para observar los daños. Unos zapatos para correr dañados deben ser reparados. La suela está construida de variaciones de goma. Una suela suelta puede ser reparada mediante la aplicación de un adhesivo a base de silicona o de poliuretano entre la suela y el calzado. Asegura la suela al zapato mientras el pegamento se seca con bandas de goma o una cinta. Este tipo de adhesivos requieren hasta 72 horas de secado y curado antes de que el zapato se pueda usar de nuevo, así que puede que tengas que usar un par de zapatos de reserva. Las plantillas que se han desintegrado o se han fruncido pueden ser retiradas e insertarse plantillas de reemplazo. Asegúrate de que el reemplazo no se mueva. Los cordones de zapatos tienen una tendencia a ensuciarse, desentrañarse, rasgarse y romperse. Los cordones de los zapatos pueden ser retirados del calzado y lavarse en la lavadora en una bolsa de ropa interior o atados en un calcetín. Seca los cordones de los zapatos en la secadora o cuélgalos para que se sequen. Los cordones de zapatos de repuesto están disponibles en las tiendas de comestibles, tiendas de descuento y tiendas de zapatos y es una buena idea llevar un par de repuesto de manera que cuando te encuentres con unos cordones rotos tengas otros de reemplazo para salir a correr.

Los agujeros en los paneles de la malla

Muchas zapatillas cuentan con paneles laterales de malla de tela, a veces en la lengüeta, y a veces en la parte superior del zapato entero. Una malla que se engancha, rasga o perfora puede formar agujeros. Para arreglar un agujero en la malla de un zapato para correr, compra parches adhesivos para la reparación de carpas o parches de malla para reparación de zapatos. Corta los parches para adaptarlos y adhiérelos sobre el orificio de acuerdo con las recomendaciones del fabricante. Los parches de malla para reparación también están disponibles como parches de calor transferido y se aplican con una plancha, pero estos parches pueden ser difíciles de planchar debido a la forma de la zapatilla para correr. Puedes utilizar una plancha artesanal pequeña o una plancha acolchada para planchar los parches sobre el zapato.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles