DESCUBRIR
×

Cómo quitar corrector líquido de la tela

Actualizado 17 abril, 2017

El corrector líquido (comúnmente conocido como Liquid Paper) ya no es un producto principal en la oficina como solía serlo cuando salió al mercado. Sin embargo, esto no significa que ya no se utilice. Las personas que aún lo utilizan deben saber cómo quitar ese molesta sustancia blanca de su ropa o del tapizado cuando se derrama, apoyan por accidente el brazo sobre el papel o este cae sobre el sillón o la alfombra.

Instrucciones

Comstock/Comstock/Getty Images

    Prendas que se pueden introducir en la lavadora

  1. Absorbe la mayor cantidad de corrector que sea posible.

    Jupiterimages/Photos.com/Getty Images
  2. Aguarda hasta que se seque.

    Pixland/Pixland/Getty Images
  3. Cepilla la tela con un cepillo de cerdas duras a fin de quitar la mayor cantidad de corrector seco que sea posible.

    Burke/Triolo Productions/Brand X Pictures/Getty Images
  4. Utiliza un quitamanchas para prelavado.

    Siri Stafford/Lifesize/Getty Images
  5. Deja la tela en remojo y refriega para eliminar la mancha por completo.

    Doug Menuez/Photodisc/Getty Images
  6. Lava la prenda siguiendo las indicaciones de la etiqueta.

    Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

    Prendas que no pueden introducirse en la lavadora.

  1. Absorbe la mayor cantidad del corrector que sea posible.

    Comstock/Comstock/Getty Images
  2. Deja que se seque.

  3. Cepilla la tela con un cepillo de cerdas duras, a fin de quitar la mayor cantidad de corrector que sea posible.

  4. Coloca un quitamanchas para prelavado, en muy poca cantidad, solo lo suficiente para cubrir la mancha. Deja que absorba por un minuto.

  5. Utiliza toallas de papel húmedas o una esponja para frotar el quitamancha sobre la mancha. Utiliza la menor cantidad de agua que sea posible. La tela no debe mojarse demasiado para evitar el moho en tus muebles. Las toallas húmedas para bebés también pueden utilizarse para sacar manchas, ya que tienen suficiente cantidad de humedad y jabón para limpiar y secarse con rapidez.

Consejos

  • Ten siempre presente el tipo de tela antes de utilizar productos químicos. Si no eres cuidadoso, puedes dañar la ropa, muebles o alfombras.
  • Trata de mantener los metales (cierres o interiores) secos para evitar que se oxiden.
  • Un cepillo de cerdas duras, como un cepillo de dientes, es una muy buena opción.
  • Cuando trabajas con muebles, puedes utilizar un secador de cabello en potencia mínima para secar luego del lavado.

Advertencias

  • No utilices vinagre a menos que esté bien diluido. El ácido puede dañar la tela.
  • El cloro, o lavandina, tampoco es una buena opción a menos que la tela sea blanca. De lo contrario, se decolorará.