Cómo quitar el óxido usando bicarbonato lavado. Eliminación de óxido electrolítico

Escrito por ehow contributor | Traducido por gabriela nungaray
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo quitar el óxido usando bicarbonato lavado. Eliminación de óxido electrolítico
Siempre usa protección para los ojos cuando utilices este método de eliminación de óxido. (BananaStock/BananaStock/Getty Images)

Si no cuidas de tus herramientas, encontrarás que con el tiempo, el metal comienza a oxidarse. Si no cuidas la oxidación seguirá creciendo y con el tiempo, no podrás utilizar más la herramienta. Aprende a quitar el óxido con electricidad. Es barato y ecológico. Cuando todas tus herramientas estén limpias, cuídalas para que te sirvan bien durante muchos años.

Nivel de dificultad:
Moderadamente fácil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Gafas de protección
  • Guantes de goma
  • Cargador de baterías
  • Cristales de sosa

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Toma medidas de seguridad. Ponte gafas protectoras y guantes de goma. Asegúrate de que estás en un área bien ventilada, preferiblemente afuera, ya que el gas de hidrógeno inflamable será liberado. Mantén alejados cigarrillos, llamas o cualquier fuente de ignición.

  2. 2

    Vierte suficiente agua en un recipiente de plástico para cubrir completamente el material a limpiar. Añade alrededor de una cucharada de detergente en polvo, carbonato de sodio, por cada galón (3,79 l) de agua y agita hasta que el polvo se disuelva completamente. El detergente en polvo es más fuerte y más eficaz que el bicarbonato de sodio o la sosa caústica, que alternativamente, puede ser utilizada. Compra detergente en polvo en cualquier lugar donde se vendan suministros para la piscina.

  3. 3

    Coloca una pieza de chatarra de acero, tal como un trozo de barra de refuerzo en el recipiente. Este será el ánodo, que eventualmente se erosiona en el proceso.

  4. 4

    Desconecta el cargador de la batería. NUNCA lo dejes enchufado al conectar los cables.

  5. 5

    Conecta el cable rojo/positivo al ánodo. Asegúrate de que la abrazadera del cable no toque el agua. Conecta el cable negro/negativo al elemento a limpiar y ponlo en la solución. Mantén el material a varios centímetros de distancia del ánodo. Está bien tener la pinza negra/negativa en el agua.

  6. 6

    Enciende el cargador de batería. Pequeñas burbujas aparecerán en el ánodo y en el artículo a ser limpiado, lo que significa que está funcionando.

  7. 7

    Enciende el cargador de forma periódica y comprueba el progreso de la limpieza. La longitud de tiempo que toma dependerá del tamaño, la corriente utilizada y qué tan oxidado está el elemento.

  8. 8

    Enjuaga el elemento bajo el chorro de agua y cepilla las escamas sueltas y lodo oscuro. El metal tendrá un color gris. Si no es así, vuelve a colocarlo en la solución y continúa el proceso hasta que todos los rastros de herrumbre se hayan ido.

  9. 9

    Mantén las herramientas libres de óxido al recubrirlas con aceite, cera o un protector comercial y almacenándolas lejos de la humedad.

Consejos y advertencias

  • Asegúrate de que el cargador de la batería se desconecte cada vez que conectes o muevas los cables. Mantén siempre el cable rojo/positivo fuera del agua.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles