Cómo transformar un olivo en bonsai

Escrito por liz ward | Traducido por mar bradshaw
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo transformar un olivo en bonsai
Las especies negra, verde y salvaje son todas susceptibles de transformarse en árboles en miniatura. (Creatas Images/Creatas/Getty Images)

Puedes hacer un bonsai casi de cualquier árbol. Hay seis especies de olivos que han sido transformadas en bonsai. Las especies negra, verde y salvaje son todas susceptibles de transformarse en árboles en miniatura. Disfrutan mucho del sol, pero no pueden tolerar la helada. Puedes crear un bonsai de olivo desde la semilla o desde un vástago. Comenzar con el vástago es la forma más rápida de crear un olivo en miniatura.

Necesitarás

  • Tierra (una parte de humus, una parte de marga, dos partes de arena fina)
  • Un recipiente con base plana y orificios de drenaje
  • Un rastrillo
  • Tijeras
  • Un cortador de alambre
  • Una malla plástica
  • Alambre de aluminio o cobre
  • Piedras pequeñas

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Elije un olivo que tenga un tronco más ancho en la base que en la parte superior. También debería tener muchas ramas y pequeñas hojas.

  2. 2

    Cubre la base del recipiente con la malla plástica. Corta 18 pulgadas (45 cm) de alambre y átalo a través de dos orificios de drenaje opuestos. Esto será usado para anclar el árbol. Agrega una capa de piedras pequeñas en la base del recipiente y espárcelas de manera uniforme.

  3. 3

    Quita el árbol de su contenedor actual. Remueve las raíces con un rastrillo o con palillos chinos. Recorta las raíces largas o gruesas. Agrega una pequeña cantidad de tierra sobre la base del recipiente, forma un montículo y coloca el árbol firmemente encima.

  4. 4

    Junta ambos extremos del alambre y enróscalos con seguridad alrededor de las raíces del árbol. Corta el sobrante de alambre. Agrega más tierra y presiónala alrededor de las raíces con los palillos. Cubre la tierra con una capa de piedras finas.

  5. 5

    Llena un contenedor grande con agua y sumerge el recipiente en el agua hasta que deje de burbujear. Quita el recipiente del agua y deja que drene. Esto asegura que ninguna de las raíces quede seca, y reduce los espacios de aire de la tierra. Riega el árbol de esta forma, o usa una regadera. No dejes que se seque por completo entre los riegos. Rociar las hojas varias veces por semana también mantendrá al árbol sano.

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles