Cómo tratar las rosas enfermas sin productos químicos

Escrito por janet bayers | Traducido por enrique pereira vivas
  • Comparte
  • Twittea
  • Comparte
  • Pin
  • E-mail
Cómo tratar las rosas enfermas sin productos químicos
Prevén las enfermedades de las rosas con un cuidado adecuado. (Jupiterimages/Comstock/Getty Images)

El mejor tratamiento para las enfermedades de las rosas es la prevención. Las prácticas culturales adecuadas recorren un largo camino hacia el mantenimiento de unas rosas sanas, así que no hay necesidad de utilizar aerosoles químicos para las plagas o enfermedades. Muchos de los productos orgánicos están disponibles para el control de enfermedades de las rosas también. La elección de variedades de rosas resistentes a las enfermedades y darles lo que necesitan en la forma de nutrientes y la atención son las claves para mantener a raya las enfermedades.

Nivel de dificultad:
Moderadamente difícil

Otras personas están leyendo

Necesitarás

  • Fungicida orgánico
  • Fertilizante orgánico de rosas
  • Podador

Lista completaMinimizar

Instrucciones

  1. 1

    Planta las rosas a pleno sol. Dales un montón de espacio para moverse sin tocarse entre sí, otras plantas, una cerca o una pared porque la circulación del aire es fundamental para prevenir la enfermedad.

  2. 2

    Enmienda el suelo durante la siembra con un rico compost, estiércol y abono orgánico. Cubre con abono cada año en primavera y otoño. Cubre con un mantillo alrededor de la rosa con astillas de corteza para mantener los niveles de humedad uniformes y desalentar las malas hierbas.

  3. 3

    Riega las rosas semanalmente al remojarlas en la base, no con una regadera o manguera que moje su follaje. Las enfermedades causadas por hongos como la roya, el moho y el punto negro crecen rápidamente en el follaje húmedo y se propagan por el agua y el viento.

  4. 4

    Fertiliza las rosas mensualmente con un abono orgánico formulado para las rosas. Los fertilizantes orgánicos liberan sus nutrientes lentamente, a medida que las plantas los necesitan, de manera que no alientan un rápido y débil crecimiento más susceptible a plagas y enfermedades, la forma en que algunos fertilizantes químicos lo hacen.

  5. 5

    Pulveriza tus rosas con un fungicida que contenga cobre o azufre orgánico tan pronto como emerjan las primeras hojas en primavera. Continúa rociando cada 10 días o según las indicaciones en el envase.

  6. 6

    Elige las hojas infectadas y poda las cañas infectadas, limpiando tu podadora con cloro después de cada corte. Limpia las hojas caídas del suelo. Desecha las hojas infectadas en la basura, no hagas un compost con éstas. Rocía la rosa, aunque ahora esté despojada, con fungicidas orgánicos cada 10 días a medida que aparezcan nuevas hojas.

No dejes de ver

Filtrar por:
  • Mostrar todos
  • Artículos
  • Galerías de fotos
  • Videos
Ordenar:
  • Más relevante
  • Más popular
  • Más reciente

No se encuentran artículos disponibles

No se encuentran slideshows disponibles

No se encuentran videos disponibles