Cómo arreglar las rueditas de una silla de oficina

Comstock/Comstock/Getty Images

Tener una silla de oficina con rueditas es de gran conveniencia, siempre y cuando estas funcionen correctamente. Con el paso del tiempo pueden obstruirse, dañarse, ensuciarse y eso causará que giren erráticamente, o que no giren. Afortunadamente, hay algunos pasos que los colegas de la oficina pueden hacer para arreglar sus propias sillas y tenerlas rodando nuevamente.

Paso 1

Apoya la silla de costado para que las cuatro rueditas estén visibles. Examina cada una para ver señales de daño.

Paso 2

Llena un cuenco con una solución de detergente y agua caliente. Sumerge un trapo limpio en esa solución y sostenlo contra la ruedita. Rótala lentamente mientras sostienes el trapo en su lugar. Continúa moviendo la rueda por el trapo hasta que toda la suciedad acumulada haya sido removida.

Paso 3

Usa un hisopo de algodón para limpiar las partes de las rueditas difíciles de alcanzar. Sumerge los hisopos en la solución de detergente y agua y cuidadosamente pásalo por todas las partes. Continúa pasando el hisopo por ésas áreas hasta que el hisopo salga limpio.

Paso 4

Saca cualquier fibra de alfombra enredada o cabello fuera de las ruedas con una pinza de cejas o tijera de punta fina. Ilumina con una linterna la rueda para asegurarte de haber quitado cualquier bloqueo.

Más reciente

×