Cómo utilizar bicarbonato de sodio para limpiar la alfombra

NA/AbleStock.com/Getty Images

Los productos comerciales de limpieza de alfombras pueden ser caros y pueden contener productos químicos agresivos. Si quieres ahorrar dinero o simplemente ser más ecológico, puedes limpiar tus alfombras con un ingrediente básico del hogar, el bicarbonato de sodio. Éste tiene propiedades de absorción, por lo que absorbe tanto las manchas como los olores sin tener que frotar demasiado. Sus habilidades desodorantes pueden ser especialmente útiles si hay olores de mascotas en tus alfombras. Para que el bicarbonato de sodio funcione eficazmente como un limpiador de alfombras, debes utilizarlo correctamente.

Paso 1

Cubre la alfombra con una capa pareja y ligera de bicarbonato de sodio. Aplica el bicarbonato de sodio en una capa más gruesa en las áreas sucias.

Paso 2

Deja que el bicarbonato de sodio permanezca inmóvil en el lugar de una hora hasta toda la noche. Pasa la aspiradora por toda la superficie de la alfombra y asegúrate de eliminar todos los restos de bicarbonato de sodio.

Paso 3

Examina la alfombra para ver si quedan manchas. Si hay manchas en la alfombra, vierte 1 taza de agua caliente en un balde o recipiente pequeño. Añade 2 cucharadas de detergente líquido suave al agua.

Paso 4

Sumerge una esponja en el agua jabonosa. Seca la esponja suavemente sobre cualquier mancha hasta que la alfombra absorba el líquido y las manchas desaparezcan.

Paso 5

Humedece un paño blanco con agua tibia. Frota suavemente las áreas manchadas de la alfombra para enjuagar el detergente persistente. Deja que las alfombras se sequen al aire.

Más reciente

×