Cómo tener un burro como mascota

Jupiterimages/Brand X Pictures/Getty Images

Cómo tener un burro como mascota. Los burros se han convertido en adorables mascotas debido a su natural afectuosidad y su inteligencia. Estos dulces animales responden bien al entrenamiento correcto y serán fieles compañeros de vida. Sigue leyendo para saber cómo tener un burro como mascota.

Paso 1

Elige si quieres comprar un burro domesticado o uno salvaje. El primero lo puedes conseguir poniéndote en contacto con algún granjero o criador, a quienes puedes ubicar en la guía telefónica. La Oficina de Administración de Tierras posee burros salvajes a la venta. Puedes encontrar los datos en su página web o llamando por teléfono.

Paso 2

Compra una burra (hembra) o un caballo castrado para tener como mascota ya que tendrán mejor temperamento que una hembra (criada) que no esté castrada.

Paso 3

Si decides comprar un burro doméstico, investiga su historia. Ya sea que haya sido bien o mal tratado, es una información importante y puede afectar tu relación como dueño.

Paso 4

Trata al burro con amabilidad y respeto. Este animal tiene una gran memoria, como el elefante, y recordará el trato que reciba, así como la persona que lo ha maltratado.

Paso 5

Consigue un par de burros, pero no una burra y una criada a menos que tengas experiencia con el entrenamiento de este tipo de animales o caballos.

Paso 6

No dejes que los niños se acerquen a estos animales sin tu supervisión.

Paso 7

Evita que los perros se acerquen a los burros a menos que hayas entrenado a este último a tolerar a los perros de la familia. Los burros tienen animosidad hacia los perros y naturalmente tratarán de atacarlos. Los burros se han usado como animales de guardia para mantener a los coyotes y los lobos lejos de las ovejas y el ganado.

Paso 8

Presta atención a las pezuñas de los burros mascota. Un herrero deberá cortarlas cada seis a ocho semanas.

Paso 9

Entrena a los burros salvajes con amabilidad y paciencia. Probablemente tengas que recurrir a tácticas como peinarlo con un cepillo hasta que el animal se acostumbre a que lo toques. A medida que el animal se vaya acostumbrando, podrás acercarte cada vez más, logrando luego una relación cooperativa entre el hombre y la bestia.

Paso 10

Evita alimentar a los burros con granos dulces ya que esto podría hacer que se enferme seriamente y se vuelva incapaz. Los burros han crecido en ambientes hostiles, y pueden subsistir con una dieta de forraje a base de cardos, amaranto y heno.

Paso 11

Desparasita a tu burro mascota regularmente. Ponte en contacto con un veterinario para establecer un calendario para ello. Puedes encontrar los datos para contactar a un veterinario en la guía de teléfono.

Paso 12

Mantén el lugar del burro limpio y libre de estiércol. Esto evitará la presencia de parásitos nocivos.

Paso 13

Ofrece al burro un lugar para que se proteja durante el mal tiempo.

Más reciente

×