Las costumbres más exóticas de Latinoamérica

••• Getty Images

Latinoamérica es el resultado de una fusión de razas, costumbres y tradiciones que conforman una realidad cultural compartida. Sin embargo, a lo largo de la historia los diferentes países hispanos de América fueron adoptando sus propias identidades. Son precisamente estos rasgos, que tienen que ver con la cultura popular, como la música, las creencias, el folklore o los diferentes hábitos sociales –algunos de naturaleza exótica en la perspectiva de otras culturas- los que acaban definiendo la idiosincrasia de los pueblos latinoamericanos.

Overview

Latinoamérica es el resultado de una fusión de razas, costumbres y tradiciones que conforman una realidad cultural compartida. Sin embargo, a lo largo de la historia los diferentes países hispanos de América fueron adoptando sus propias identidades. Son precisamente estos rasgos, que tienen que ver con la cultura popular, como la música, las creencias, el folklore o los diferentes hábitos sociales –algunos de naturaleza exótica en la perspectiva de otras culturas- los que acaban definiendo la idiosincrasia de los pueblos latinoamericanos.

Los señores del rayo

Comstock/Comstock/Getty Images

La ceremonia de “los señores del rayo”, que se realiza cada 3 de mayo en la Cueva de las Cruces, Estado de México, es una clara muestra de la conexión existente entre el hombre y la naturaleza. Los “señores del rayo” constituyen un grupo de campesinos que, en algún momento de sus vidas, han sido alcanzados por un rayo y milagrosamente han sobrevivido. Cuando esto sucede, se realiza la ceremonia de coronación, a la que concurren los escasos campesinos sobrevivientes de una experiencia similar. A partir de ese momento, se considera que los “señores del rayo” están capacitados para atajar el granizo, alejar el mal tiempo de las cosechas y sanar a los enfermos del pueblo.

La "tiradura de casas"

Ryan McVay/Photodisc/Getty Images

Muchos habitantes de Chiloé, archipiélago al sur de Chile, cuando deciden cambiar de aires y mudarse de un punto a otro del archipiélago, lo hacen llevándose su casa a cuestas. Es la "tiradura de casas", una antigua tradición chilota que consiste en trasladar las viviendas de los habitantes por el agua, amarradas a una lancha. Para la “tiradura de casas”, en la que la solidaridad resulta fundamental, se hace una minga, antigua tradición de ayuda mutua en la que participan vecinos y amigos. Este trabajo comunitario, que debe hacerse con mucho cuidado para que la casa transportada llegue en las mejores condiciones a su destino, finalmente es recompensado con alimentos y bebidas.

Navidad en patines

Getty Images

En Caracas, capital de Venezuela, en las vísperas de Navidad es común observar a cientos de personas trasladándose a misa en patines. Las “patinatas” son celebraciones callejeras, las cuales se suelen desarrollar en avenidas enteras, que se cierran en esta época del año para que niños y adultos disfruten de sus patines, bicicletas y patinetas –muchos de ellos recién estrenados juguetes navideños- acompañados de música y villancicos. Estas fiestas “sobre ruedas” son una derivación de las celebraciones surgidas en los años 50; en ellas, que todo el pueblo caraqueño salía a la calle a celebrar la Navidad acompañado de parrandas, luces y comidas típicas, luego de asistir a las misas.

El agua por la ventana

Autor:peasap http://www.flickr.com/photos/peasap/655111542/

En todos los rincones del mundo, la última noche del año tiene siempre algo de mágico. Es una noche ideal para toda clase de conjuros, cuyo único objetivo es atraer la prosperidad y la buena suerte para el año que comienza. En Puerto Rico, llegada la medianoche, las familias arrojan cubos de agua por la ventana y la dejan correr por las calles, como una manera simbólica de librarse de los problemas del año viejo y así esperar, con la casa limpia y fresca, las bonanzas del nuevo año.

Villa Freud

Getty Images

Entre los argentinos, sobre todo entre los porteños, la visita al diván del psicoanalista constituye una práctica habitual, una seña de identidad como el fútbol o el mate.Tanto es así que existe una zona dentro del barrio de Palermo, en la ciudad de Buenos Aires, denominada “Villa Freud” o “Palermo Sensible”, debido al gran número de consultorios de psicólogos y psicoanalistas que existen en esta zona de la ciudad. “Villa Freud” viene a corroborar las estadísticas: en Argentina, existe un psicólogo por cada 650 habitantes, y en Buenos Aires, uno por cada 120, muchos de ellos residentes en este particular barrio porteño.

Banquete de hormigas

Autor: jurvetson http://www.flickr.com/photos/44124348109@N01/122372710/

Las hormigas santandereanas, originarias de los pueblos de Santander, en la región nororiental de Colombia, constituyen probablemente el manjar más exótico de la cocina colombiana. La costumbre de comer estos insectos, afrodisíacos y de sabor exquisito, fue heredada del imperio Guanes, pueblo aborigen que habitó la región de Santander hace más de 500 años, y que no solo las utilizaba como alimento, sino que además consideraba a estas hormigas como la mayor fuente de energía y virilidad. Actualmente, las hormigas de Santander son consideradas un verdadero manjar, y un orgullo para los habitantes de la zona.

Midiendo el tiempo en hojas de coca

Autor: Dennis Jarvis http://commons.wikimedia.org/wiki/File%3AFlickr_-archer10(Dennis)_-_Bolivia-132.jpg

En poblaciones de Bolivia, Perú y gran parte de la región andina, la gente vive a unos 3000 metros sobre el nivel del mar. Esto ocasiona el “mal de altura”, problema respiratorio que deriva de la baja presión de oxígeno imperante en las altitudes de montaña. Para contrarrestar sus efectos, la gente de la zona acostumbra a mascar hojas de coca, lo que estimula su sistema nervioso y le permite soportar la fatiga corporal y las dificultades respiratorias. Al período de tiempo y la distancia que se puede recorrer mientras dura el efecto de la hoja de coca, los indígenas de la zona le dan el nombre de “cocada”.

Compartiendo el vaso

Hemera Technologies/AbleStock.com/Getty Images

En Perú, cuando un grupo de amigos se reúne a tomar cerveza, la costumbre es utilizar un único vaso para todos. El grupo se reúne formando un círculo; uno de los integrantes se sirve cerveza en un vaso, generalmente de vidrio, y pasa la botella al siguiente. Éste sostiene la botella hasta que el primero termina de beber. Cuando esto ocurre, el segundo recibe el vaso, ya vacío; se sirve, pasa la botella al siguiente, que la sostiene mientras su compañero bebe la cerveza del vaso. Cuando éste acaba de beber, pasa el vaso vacío al siguiente, y así sucesivamente, hasta terminar la ronda. .

Los bicitaxis de La Habana

Jorge Royan

Con la desaparición de la Unión Soviética, la economía cubana y el abastecimiento de la isla se vieron notablemente afectados. Fue entonces cuando cientos de miles de bicicletas, todas idénticas, llegaron a La Habana provenientes de China, con el objetivo de mitigar de alguna manera la ausencia casi absoluta de transporte urbano en la capital cubana. Enseguida se manifestó el espíritu optimista y emprendedor de los habaneros; muchas de esas bicicletas se fueron personalizando, hasta transformarse en bici-taxis: curiosos y pintorescos medios de transporte urbano que, decorados con gracia y colorido, han logrado formar parte de la clásica postal de La Habana.

El desfile de las "llamadas"

Autor:Latangocandombe http://commons.wikimedia.org/wiki/File%3ADesfile_de_Llamadas.jpg

En Uruguay, las celebraciones del carnaval duran cuarenta días.Tan extenso festejo comienza con las “llamadas”, desfiles de negros y “lubolos” (blancos pintados de negro) que recorren los barrios Sur y Palermo de Montevideo. El desfile, que recorre más de 1,5 kilómetros, está formado por numerosas agrupaciones diferenciadas por colores, que representan las distintas regiones de África, y por el particular ritmo del toque de sus tambores, la verdadera clave en las “llamadas”. Tras los grupos se ubican los cuerpos de baile de niños, algunos de muy corta edad, seguidos de cerca por los mayores. Al terminar las “llamadas”, la fiesta popular continúa congregando multitudes en sus cuarenta días de duración.

Más reciente

×