Cómo criar una tortuga caimán bebé

common snapping turtle (chelydra serpentina) image by Bruce MacQueen from Fotolia.com

Las tortugas caimán viven en las aguas profundas de los ríos, lagos, canales, pantanos o arroyos. Aunque miden sólo dos o tres pulgadas de tamaño cuando salen del cascarón, estas tortugas pueden llegar a pesar hasta 150 libras cuando crecen, convirtiéndose en las tortugas de agua dulce más grandes del mundo. El gran tamaño y apetito de la tortuga caimán puede hacer que el cuidado sea difícil. Las tortugas caimán no deben ser cuidadas por propietarios de tortugas sin experiencia, o por dueños experimentados que no tengan espacio suficiente. Ten esto en cuenta cuando contemples la adopción de una cría.

Crear el ambiente

Paso 1

Selecciona un recinto para tu tortuga. Un tanque de vidrio, un tanque de almacenamiento, un recipiente de plástico o un estanque estarán bien. Una cría requiere al menos un espacio de 20 a 50 galones (60 a 150 litros).

Paso 2

Llena el tanque con agua que sea al menos tan profunda como dos veces la longitud de la tortuga. Coloca un montón de obstáculos en el agua para hacer que el reptil se sienta segura. Puedes usar trozos de madera, piedras, troncos o tocones.

Paso 3

Establece un sistema de filtración para el tanque. Para los tanques más pequeños existen filtros de botella que se colocan fuera del tanque. Se coloca una manguera en la parte inferior del tanque que mueve el agua desde el depósito hacia el filtro, mientras que otra manguera se coloca en el tanque para devolver el agua filtrada al hábitat. Estos filtros pueden ser limpiados enjuagando el recipiente cada dos semanas, y hay varios disponibles. Cada uno se instala y mantiene de manera diferente, pero una buena manera de elegir un filtro consiste en seleccionar uno con un GPH (galones por hora) de filtración que sea el doble de la cantidad de agua del estanque. Por ejemplo, un estanque 200 galones (600 litros) requiere un filtro de 400 gph.

Paso 4

Coloca un calentador sumergible en el recinto que corresponde a la cantidad de agua que el recinto puede contener (por ejemplo, un tanque 50 galones (150 litros) requiere una unidad que caliente 50 galones (150 litros) de agua). Pon el calentador para mantener el agua a una temperatura constante de 75 a 80 grados Fahrenheit (25 a 27 grados celsius).

Paso 5

Crea un área seca mediante la colocación de un tronco, un trozo de madera o una piedra lo bastante grande como para que la tortuga consiga salir totalmente del agua y pueda estirarse. Aunque es poco común que las tortugas caimán salgan del agua, este espacio le permitirá secarse si lo desea.

Paso 6

Para un recinto interior, establece una lámpara UV de espectro completo (también conocida como una lámpara de pinza) en un lado del tanque, sobre el área seca. La lámpara recrea la luz del sol, tal como lo tomaría la tortuga si viviera en estado salvaje. La temperatura del área seca debe mantenerse constante a 80 o 90 grados Fahrenheit (27 o 30 grados celsius).

Paso 7

Deja que el equipo funcione de 30 minutos a tres días para garantizar que funcione correctamente. Si todo funciona correctamente, introduce la tortuga en la caja.

Alimentar a la cría

Paso 1

Alimenta a tu cría de tortuga a diario en su propio tanque.

Paso 2

Deja que la cría de tortuga caimán coma tanta comida como pueda durante una hora y luego quita cualquier resto de comida para mantener el tanque lo más limpio posible.

Paso 3

Dale una dieta completa, incluyendo comida balanceada para tortugas, carne y verduras. Sobre sugerencias de los alimentos que puedes darle, mira la sección de consejos de este artículo.

Más reciente

×