X

Valoramos Tu Privacidad

Con el objetivo de personalizar el contenido, avisos publicitarios y analizar nuestro tráfico, nosotros y nuestros socios utilizamos tecnología como las cookies. Haz click debajo para consentir el uso de esta tecnología en el sitio. Puedes cambiar de opinión y cambiar tu consentimiento en cualquier momento regresando a este sitio.

Update Consent
DESCUBRIR
×
Loading ...

Diez trucos para adelgazar sin dietas

Getty Images

Introducción

¿Quieres verte y sentirte mejor? Existen trucos que pueden ayudarlos más allá de las dietas bajas en calorías. No comer frente al televisor, hacer ejercicio y realizar las compras del supermercado por Internet para evitar tentarse son algunas de las opciones que pueden mencionarse. ¡Descubre otras y cambia tu vida!

XiXinXing/iStock/Getty Images

Distracción

Pensar constantemente en comida es una de las características de quienes tienen algunos kilos de más. Este acoso mental no ayuda al descenso de peso. Ocupar cuerpo y mente en otras cosas es fundamental para evitar caer en las garras del exceso de alimento. Planear actividades y llevarlas a cabo suele ser recomendable: algún deporte, una película, un libro, compras, salidas con amigos y más pueden ayudar a estas personas a pasar sus días sin sentir que su único interés pasa por un plato.

bdspn/iStock/Getty Images

Edulcorante

No hace falta estar a dieta para adquirir costumbres saludables. A veces, con sólo evitar ciertos alimentos, pueden lograrse grandes pasos. El azúcar es uno de los ingredientes más dañinos para quienes deben bajar de peso. Reemplazar azúcar por edulcorantes, ya sean naturales como el stevia o cualquier otro de los que están presentes en el mercado, es una decisión más que sabia. Con el tiempo los sabores prácticamente no se distinguen y la reducción en calorías es muy importante. No sólo colabora con aquellos que quieren adelgazar sino con los que necesitan un descenso en los índices de glucemia.

monkeybusinessimages/iStock/Getty Images

Teléfono inalámbrico

En muchas ocasiones, hablar por teléfono insume mucho tiempo en el que se gasta poca o nula energía. Si se reemplaza al aparato fijo por un teléfono inalámbrico, la posibilidad de moverse y quemar calorías mientras se conversa, hace de esta actividad un acierto total. Así, la premisa de distraerse y ejercitarse se cumple casi sin darse cuenta. Transitar por los diferentes ambientes de la casa al mismo tiempo que se mantiene una agradable charla es uno de los puntos más fáciles para llevar a cabo el plan de bajar de peso.

Ingram Publishing/Ingram Publishing/Getty Images

Más zapatillas, menos zapatos

Un calzado adecuado es uno de los secretos más importantes para realizar actividad física. No solamente gimnasia de especialistas ni deportes de alto riesgo. Incluso para moverse un poco, unas buenas zapatillas hacen la diferencia. Es recomendable que, siempre que el contexto lo permita, se elija a las zapatillas por sobre los zapatos. Si el ambiente laboral, por ejemplo, no lo habilita, es conveniente llevar este calzado en un bolso o mochila. De esta manera, pueden realizarse caminatas más cómodas para regresar al hogar o en cualquier momento libre que un día común presente.

BONNINSTUDIO/iStock/Getty Images

No comer frente a la tele

Comer frente al televisor es un error frecuente. Las pautas de la vida actual llevan a las personas a no prestar demasiada atención ni hacer muy ceremonial el momento del almuerzo y de la cena. Pero esto es un error, ya que la atención debería estar centrada en la comida y no en la programación. Comer en la mesa implica otros detalles como porciones exactas, cantidad de líquido adecuado y cuerpo y mente fijadas en los alimentos.

Choreograph/iStock/Getty Images

Dormir lo suficiente

Un buen descanso es parte de las claves para tener un buen día. Los especialistas hablan de siete u ocho horas de sueño para lograr renovar la energía. Según algunos estudios, dormir lo suficiente por las noches genera menos hambre al día siguiente. Además, este tiempo recomendado tiene que ver con la regeneración de músculos que permitirán luego continuar haciendo ejercicio físico. La sensación de cansancio que deriva de dormir poco o mal también puede confundirse, muchas veces, con apetito.

Alliance/iStock/Getty Images

Tomar líquido

Una de las recomendaciones fundamentales para todo tipo de situaciones es la de beber una buena cantidad de líquido. En el caso de quienes quieren bajar de peso pero sin hacer dieta, lo que se estima es que tomar agua genera una sensación de saciedad que evita comer de más. Por otra parte, esto también ayudaría a acelerar el metabolismo. La hidratación, además, es vital si se está llevando a cabo un plan de ejercicios, otro de los factores clave para adelgazar.

archideaphoto/iStock/Getty Images

Paciencia

"Ansiedad que engorda" es una frase que suele escucharse entre muchas personas con sobrepeso. Para evitarla, es necesario idear un plan alimenticio adecuado y decirle adiós a la compulsión por comer, que no siempre tiene que ver con el hambre real. Otro consejo es no pretender bajar de peso precipitadamente. No se puede adelgazar en poco tiempo de manera saludable ni lograr el cuerpo perfecto con medidas fantasiosas. Para esto, es conveniente recurrir a especialistas, ya sean del ámbito de la nutrición o de la psicología.

xubingruo/iStock/Getty Images

Hacer compras del supermercado por Internet

El marketing conspira contra quienes desean bajar de peso. Cada rincón de un supermercado ofrece alimentos que no son los indicados para adelgazar. Un claro ejemplo es cómo al lado de la caja, último lugar que se visita en el centro comercial, se acomodan golosinas difíciles de resistir. Para evitar caer en estas tentaciones, hacer las compras por Internet es una buena solución. Elegir desde casa, con la lista en mano, sólo los productos necesarios y adecuados, ayuda a no bajar la guardia en la difícil tarea de perder algunos kilos.

Ibrakovic/iStock/Getty Images

Actividad física

La madre de todas las soluciones a la hora de perder peso es la actividad física. Deportes, danza, caminatas o cualquiera que sea la rutina elegida es imprescindible. Cualquier nutricionista suele asegurar que, no importa cuánto esfuerzo se haga con las comidas, el ejercicio es necesario para quienes quieran adelgazar y deben hacerlo, en mayor o menor medida. Puede adoptárselo de manera paulatina y llegar a una rutina más exigente con el correr del tiempo. Aquellos que no sean amantes del deporte pueden ponerse bajo el ala de un entrenador personal o acudir a un profesor en cualquier gimnasio.