Cómo diferenciar a las hormigas de las termitas

Hemera Technologies/PhotoObjects.net/Getty Images

Cuando las temperaturas empiezan a aumentar, termitas y hormigas aladas dejan sus colonias y vuelan para comenzar una propia. Ambos insectos reciben el nombre de "alados", o termitas y hormigas sexualmente adultas, y tienen hábitos de comportamiento muy similares. Ambos insectos suelen confundirse. Aunque es un error frecuente, existen formas de determinar si debes enfrentarte a una población de hormigas relativamente inofensiva o a una destructiva colonia de termitas.

Step 1

Examina el color del insecto. Si bien las hormigas suelen ser negras, a menudo adquieren otros colores, como rojo, marrón y hasta incluso naranja. Las termitas siempre son negras. Si los insectos alados no son negros, puedes estar seguro de que no se trata de termitas.

Step 2

Identifica las antenas del insecto y examínalas de cerca. Si las antenas están inclinadas en un ángulo, entonces se trata de una hormiga. Las termitas tienen antenas rectas similares a una cuenta que no se inclinan.

Step 3

Inspecciona el tamaño de las alas. Ambos insectos tienen alas anteriores y posteriores, pero la diferencia en el tamaño te ayudará a determinar la especie. Las alas posteriores de una hormiga son más cortas que las anteriores. Las alas posteriores y anteriores de una termita tienen el mismo tamaño.

Step 4

Inspecciona el cuerpo del insecto. Busca el lugar donde el abdomen se une con el tórax, o donde la parte posterior del insecto se une con el centro. Las hormigas tienen cinturas estrechas, similares a la figura de un reloj de arena. Con las termitas sucede lo contrario, tienen una cintura ancha sin depresiones en el lugar donde el abdomen se une con el tórax.

×