DESCUBRIR
×
Loading ...

Los efectos del bicarbonato de sodio sobre el crecimiento de la planta hidropónica

La jardinería hidropónica es la práctica de cultivar plantas sin tierra. Los jardineros que practican este método generalmente caen en dos bandos: quienes cultivan las plantas sólo en una solución de nutrientes y quienes combinan un medio de cultivar, como la vermiculita, con una solución nutriente. Independientemente del método, estos jardineros experimentan problemas con el pH de la solución y enfermedades derivadas de la humedad más alta en configuraciones hidropónicas. El bicarbonato de sodio no suele proporcionar los nutrientes necesarios para un mejor crecimiento de las plantas, pero ayuda al jardinero hidropónico a proporcionar un clima óptimo para su crecimiento.

Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Adaptación del pH

Las plantas crecen mejor cuando son sembradas en un medio de cultivo con el pH correcto. En su mayoría se desarrollan mejor en suelos ligeramente ácidos a alcalinos. El bicarbonato de sodio es utilizado a menudo en el cultivo hidropónico para aumentar el pH de la solución nutritiva si es demasiado ácida. En el rango óptimo de pH de 5,5 a 6,5 los oligoelementos y nutrientes están más fácilmente disponibles para que las plantas los absorban. Como resultado, las plantas son más sanas, más grandes y más resistentes a la enfermedad.

Loading ...
Jupiterimages/Comstock/Getty Images

Las concentraciones de dióxido de carbono

En un entorno cerrado, una mezcla de bicarbonato de sodio y vinagre puede aumentar la concentración de dióxido de carbono en el aire alrededor de las plantas. Su mayor concentración aumenta la eficiencia y la velocidad de la fotosíntesis. Como resultado, la planta produce más hojas, es más fuerte y mejor nutrida. Para obtener el mejor efecto, crea un goteo lento de vinagre en un frasco de bicarbonato de sodio. Esto dará a las plantas un período prolongado de niveles más altos de dióxido de carbono.

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Fungicida

El bicarbonato de sodio también puede ser utilizado en solución como una pulverización foliar para evitar el moho polvoriento, que es una de las enfermedades de las plantas fúngicas más difíciles de tratar. Una infección por lo general resulta en que la planta tiene que ser destruida para evitar la contaminación del resto de la cosecha. Una solución es hecha con ¼ de cucharadita de bicarbonato de sodio, ¾ de cucharadita de sales de epsom y 4 tazas de agua. El aerosol es aplicado generosamente en las hojas y es lavado uno o dos días más tarde.

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images

Advertencia

A pesar de su capacidad de crear un ambiente óptimo, el bicarbonato de sodio debe ser utilizado con moderación. Si la solución de nutrientes es demasiado alcalina (por encima de 7), la absorción de los oligoelementos puede ser reducida hasta en un 50 por ciento. Debes tener cuidado de no usar demasiado bicarbonato de sodio para la cantidad de solución de cultivo en el sistema. Además, algunas plantas no pueden tolerar el bicarbonato de sodio cuando es utilizado como una pulverización foliar. Prueba la solución en unas cuantas hojas primero antes de tratar a toda la planta. Vigila las hojas amarillas o quemadas.

Jupiterimages/BananaStock/Getty Images
Loading ...
Loading ...