Cómo ser una esposa sumisa

••• Jupiterimages/Polka Dot/Getty Images

El matrimonio de cada persona es diferente. Algunas parejas, ven su matrimonio como un equipo, mientras que a otras les gusta dividir las decisiones entre ambos cónyuges. Otras personas prefieren tener al cónyuge al mando del matrimonio y que sea quien tome las decisiones y limitarse a seguirlo. Si estás en este último grupo, tal vez quieras que sea tu marido quien tome las decisiones, mientras que tú lo sigues; si estás en esta situación significa que eres una esposa sumisa. Si no estás acostumbrada a ser naturalmente subordinada, tendrás que tomarte algunos días y seguir unos pasos para tratar se de ser más servil y conseguirás la clase de matrimonio que tú y tu esposo quieren.

Passo 1

Da un paso atrás en la toma de decisiones. Una esposa sumisa no es responsable de las decisiones en su familia, puedes tomar algunas decisiones del día a día cuando tu marido no esté, pero las decisiones más importantes, por ejemplo cuando deban decidir dónde vivirán con su familia y bajo qué valores serán criados tus hijos, debes dejárselas a tu esposo.

Passo 2

Ponte de acuerdo con tu esposo sobre qué es lo que realmente debes hacer o no. Si quieres ser una esposa sumisa, es necesario que aceptes que estás permitiendo que tu marido gestione todo en tu familia, lo que significa que necesitará tu apoyo.

Passo 3

Pon dedicación en tu apariencia. Esto significa que tu estilo, tu perfume y tu vestimenta deben ser de alta calidad. Como esposa sumisa, tu papel es el de apoyar a tu esposo y complacerlo en lugar de trabajar con él, así que debes hacer un esfuerzo para lograrlo.

Más reciente

×