Cómo evitar que el cuero rechine

Thinkstock/Comstock/Getty Images

Ya sea que tengas un par de botas vaqueras o un sofá de cuero, nada arruina el placer del cuero como el molesto y persistente rechinido. La molestia ocurre cuando diferentes partes del cuero se secan o empiezan a frotarse entre si. Aunque el problema es notorio no es una causa para deshacerte de él. Hay un proceso fácil y rápido que puedes seguir para revivir tu cuero y curar el rechinido.

Paso 1

Coloca una manta sobre el piso y coloca el cuero por encima. Asegúrate de que la manta sea lo suficientemente grande para prevenir que el cuero toque el piso o arruinarás la superficie.

Paso 2

Rocía talcos para bebé sobre el cuero en una capa gruesa y uniforme. Si hay alguna capa de cuero que tenga dobles asegúrate de levantar las capas por separado y poner talcos entre ellas. Por ejemplo, los zapatos tienen plantillas las cuales pueden levantarse para poner talcos.

Paso 3

Recoge el cuero y sacúdelo suavemente para eliminar cualquier exceso de talcos. Vuelve a aplicar los talcos una vez más para asegurarte de que penetre en todas las aberturas y los dobleces.

Paso 4

Sacude el talco restante e inspecciona el cuero cuidadosamente para ver si hay algún material de metal que pueda estar causando el rechinido. Busca hebillas en las sillas de montar, resortes debajo de los sillones o clavos en las plantillas de los zapatos.

Paso 5

Rocía una capa ligera de aceite penetrante sobre el metal que encuentres y deja que el aceite lo cubra. Utiliza más de una capa si el metal está muy seco y si continúa haciendo ruido.

Más reciente

×