¿Cómo se fuman las hojas de menta?

mint image by Allyson Ricketts from Fotolia.com

Masticar o fumar hojas de menta es un remedio casero que a menudo se usa para curar la adicción al tabaco. Culturas de India y China han fumado una variedad de hierbas, desde raíz de jengibre hasta manzanilla, durante siglos por sus propiedades medicinales y terapéuticas. Las hojas de menta también se añaden con frecuencia a la marihuana o al tabaco para conseguir un sabor mentolado. Fumar hojas de menta solas es sencillo y se puede hacer armando cigarrillos de hojas de menta seca con papel especial tal como lo harías con un cigarrillo armado.

Paso 1

Coloca una hoja de papel para armar sobre una mesa u otra superficie lisa y seca. Si el papel tiene un extremo adhesivo, asegúrate de que el pegamento esté mirando hacia arriba.

Paso 2

Dobla un pequeño trozo de papel de peso medio en forma de "V".

Paso 3

Coloca un poco de hojas de menta sobre el papel en forma de "V", permitiendo que las hojas se asienten en el doblez del papel.

Paso 4

Esparce las hojas de menta lentamente en una línea sobre el papel de armar cigarrillos.

Paso 5

Usa el papel de peso medio para alinear cualquier hoja que se haya desacomodado.

Paso 6

Enrolla los extremos del papel uniendo los bordes hasta obtener un producto parecido a un cigarrillo. Si uno de los extremos tiene pegamento, deja que esta parte sobresalga del cilindro.

Paso 7

Lame los bordes del papel para unirlos entre sí, sellando tu cigarrillo. Ten cuidado de no humedecer la punta del cigarrillo que vas a fumar, porque si lo haces tendrás problemas para encenderlo.

Paso 8

Retuerce los dos extremos de tu cigarrillo de menta para cerrarlos.

Paso 9

Sostén el cigarrillo en la boca.

Paso 10

Inhala de un extremo mientras enciendes el otro con un encendedor o fósforo.

Más reciente

×