Hazlo tú mismo: fuente de agua Zen para la mesa

Brand X Pictures/Brand X Pictures/Getty Images

Construye una fuente de mesa inspirada en el arte Zen para introducir un elemento de agua en tu hogar u oficina. Sólo necesitarás algunos componentes clave para construirla. A menudo, las fuentes Zen contienen materiales naturales como piedra, cerámica, madera y bambú. Experimenta con tu diseño hasta obtener una fuente visualmente atractiva y que combine con la decoración existente en el ambiente. Ten en cuenta el lugar en donde vas a ubicar la fuente para determinar el tamaño apropiado para la base y la altura de la pieza terminada.

Paso 1

Elige una vasija con una profundidad de 4 a 6 pulgadas (10,15 a 15,25 cm). El recipiente tiene que ser bastante profundo para permitir que el agua cubra la bomba. Ideas para las vasijas incluyen recipientes a prueba de agua y macetas de vidrio, plástico y cerámica.

Paso 2

Coloca la bomba en la parte posterior de la vasija. Ubica los cables hacia atrás de la bombas y fíjalos con cinta adhesiva.

Paso 3

Llena la vasija con agua y conecta la bomba para asegurarte de que funciona. Fija el tubo transparente a la bomba y experimenta con el flujo de agua. El nivel del agua cambiará a medida que agregas rocas y decoras la vasija. Una vez que todos los elementos estén en su lugar, es posible que tengas que eliminar el exceso de agua para evitar derrames.

Paso 4

Agregar rocas y piedras en la vasija para mantener las tuberías en su lugar. Una opción es construir un "muro" de piedras grandes e insertar el tubo entre medio de ellas para crear una cascada.

Paso 5

Agrega elementos decorativos. Puedes usar vidrios de colores, rocas, madera flotante o plantas marinas para personalizar la fuente y expandir el estilo Zen.

Más reciente

×