Cómo hidratar naturalmente un sofá de cuero

Polka Dot Images/Polka Dot/Getty Images

Los muebles de cuero añaden un aspecto acogedor, rico y atemporal en cualquier hogar. Sin embargo, este aspecto requiere un cuidado especial y mantenimiento regular. Al igual que la piel humana, el cuero se seca con el paso del tiempo, por eso debes usar acondicionador y un hidratante para mantenerlo flexible y suave. En lugar de utilizar limpiadores y pulidores comerciales (algunos pueden ser muy dañinos para los sofás de cuero), prepara tú mismo un hidratante con ingredientes simples que probablemente encuentres en tu casa.

Paso 1

Antes de humectarlo, limpia el sofá de cuero para que la superficie esté limpia y en condiciones para recibir la hidratación. Mezcla 1 parte de vinagre blanco destilado con 2 partes de aceite de linaza para alimentos. Aplica la mezcla sobre el sofá con un paño sin pelusas y deja que repose durante toda la noche. Al día siguiente, lustra el sofá para completar la limpieza.

Paso 2

Aplica un hidratante simple, como aceite de oliva o aceite de linaza, en toda la superficie del sofá limpio. Frota el aceite con un paño limpio, sin pelusas.

Paso 3

Aplica una capa adicional de aceite en las áreas secas; deja que el aceite penetre bien esas zonas durante varias horas o toda la noche. Luego, lustra el aceite sobre la superficie del sofá con un paño.

Paso 4

Repite el Paso 3 hasta que todas las áreas luzcan hidratadas y el sofá tenga un acabado rico y brillante.

Más reciente

×