Cómo hacer limonada con gas

Stockbyte/Stockbyte/Getty Images

La limonada no solo es refrescante para un día caluroso, sino que también proporciona un incremento de vitamina C. Agregar agua con gas o soda le da a este básico del verano un toque burbujeante. Comienza con limones frescos o concentrado de limonada envasado; cualquier método funciona bien con el agua con gas para producir una bebida que tenga todo el sabor de la limonada con la combinación de la efervescencia de la soda.

Limonada con gas fresca

Paso 1

Exprime los limones suficientes como para hacer 1 taza de jugo. Cuela el jugo en la taza para eliminar las semillas y la pulpa.

Paso 2

Lleva el agua a hervir y agrega 1 taza de azúcar, revolviendo constantemente, hasta que se disuelva por completo. Apaga el fuego tan pronto como los cristales de azúcar se disuelvan para hacer un almíbar sencillo.

Paso 3

Vierte el jugo de limón en una jarra, agrega el almíbar y revuelve.

Paso 4

Agrega agua con gas, soda o agua mineral con gas al jugo de limón y el almíbar. Prueba la mezcla con frecuencia después de mezclar una parte del agua en la base de limonada; quienes prefieren la limonada más fuerte pueden dejar de agregar agua, mientras que aquellos que la prefieren con un gusto a limón más suave pueden agregar más.

Paso 5

Enfría la limonada por algunas horas o toda la noche. Mantén la jarra tapada para reducir la pérdida de la efervescencia.

Limonada con gas de concentrado

Paso 1

Lee las instrucciones del fabricante de la lata de concentrado de limonada congelado para determinar la cantidad de soda o agua con gas que debes mezclar con el producto.

Paso 2

Abre la lata de concentrado de limonada y pon el producto en la jarra.

Paso 3

Agrega agua con gas o soda, probando con frecuencia para encontrar la proporción de líquido y concentrado deseada.

Paso 4

Refrigera la mezcla, asegurándote que la tapa de la jarra esté bien cerrada para mantener las burbujas de la limonada donde deben estar.

Más reciente

×