Cómo limpiar el bronce enlacado manchado

Comstock/Comstock/Getty Images

El bronce que no se ha lacado está sujeto a la oxidación, que hace que luzca opaco y oscuro. El bronce lacado tiene un lustre brillante, caliente que, con el tiempo y el uso, puede verse afectado por la oxidación mientras el recubrimiento comienza a desgastarse. El bronce manchado puede ser una indicación de que la laca se ha desgastado y de que se ha comenzado a opacar. Si la mancha es causada por el deslustre, se debe limpiar, brillar y volver a enlacar el bronce.

Paso 1

Si el artículo es lo suficientemente pequeño, mételo en una solución jabonosa de agua caliente con detergente líquido para platos. De lo contrario, sumerge una esponja en la solución de limpieza y lava bien el bronce. Enjuágalo con agua limpia y sécalo con un paño suave.

Paso 2

Mira si aún quedan manchas. Si el bronce todavía está manchado, entonces sabrás que las manchas son causadas por el opacamiento en lugar de la suciedad.

Paso 3

Ponte los guantes de goma y moja una bola de algodón o un paño suave con acetona o amoniaco y frota el bronce para eliminar la laca. Usa un cepillo de dientes viejo para limpiar las hendiduras y esquinas. Enjuaga con agua tibia y jabón y luego solo con agua.

Paso 4

Aplica una pequeña cantidad de limpiador de bronce en un paño suave. Frota el limpiador en el bronce, siguiendo el grano en lugar de haciendo movimientos circulares.

Paso 5

Frota el artículo con un paño suave hasta que brille.

Paso 6

Ponte guantes de protección y rocía el latón ligera y uniformemente con laca transparente.

Paso 7

Repite la aplicación dos o tres veces, dejando que cada capa de laca se seque antes de aplicar la siguiente.

Paso 8

Pule el bronce con aceite mineral o con un pulimento comercial para bronce.

Más reciente

×