Cómo limpiar joyas falsas

Lepiaf.geo

Limpiar joyas falsas es una tarea difícil ya que la marca exacta de la pieza por lo general se desconoce. Si bien es fácil distinguir que la joya no es de oro, se hace más dificultoso determinar si es bañada en oro, de hierro pirita (el oro de los tontos) o de algún otro metal. Lo mismo ocurre con las piedras preciosas de imitación. Esto puede ser un problema ya que lo que puede servir para un tipo de piedra o metal, puede dañar a otro. Por esta razón, no utilices las técnicas listadas aquí en piezas antiguas. Consulta con un experto en joyas acerca de cómo limpiarlas. Los dos métodos que se enseñan en este artículo se creen que son los más seguros para la mayor parte de las joyas falsas. Sin embargo, deberás testearlos en una pequeña parte de la joya antes de usarlo en la pieza entera.

Método detergente

Mezcla 1/2 cucharada de detergente para vajilla o Woolite con una taza de agua tibia. No utilices agua caliente.

Introduce el cepillo de dientes dentro del agua jabonosa.

Suavemente cepilla la joya con el cepillo de dientes para aflojar la suciedad.

Enjuaga bien la joya con agua.

Usa el secador de pelo para secar la pieza. Puedes utilizar una toalla, pero el secador te asegurará de que no quede agua. Asegúrate de ponerlo en un nivel bajo.

Chequea las piedras con un pinza para ver si alguna se ha aflojado. La limpieza muchas veces disuelve el pegamento o afloja los pinches que sostienen las piedras.

Método vinagre y bicarbonato de sodio

Coloca la joya en un tazón pequeño con vinagre.

Gira la joya alrededor del tazón por algunos segundos.

Retira la joya del vinagre. No dejes que se empape.

Coloca un poco de bicarbonato de sodio en el cepillo de dientes.

Frota suavemente el bicarbonato de sodio sobre la joya para remover la suciedad.

Enjuaga la joya en agua.

Controla las piedras con una pinza para ver si alguna se ha aflojado y sécalas completamente con una toalla o secador de pelo.

Más reciente

×